Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los editores reclaman un pacto de Estado sobre el libro y la lectura

El fenómeno fan, el 'procés' y el cambio climático arrastran al sector, que crece un 2% en 2019 con una facturación de 2.350 millones de euros

Interior de la librería La Central del Raval, en Barcelona.
Interior de la librería La Central del Raval, en Barcelona.

El Gremi d’Editors de Catalunya, que aglutina a más de 370 sellos y el 50,8% del total de la producción editorial y el 80% de la literatura que se publica en el conjunto de España, ha reclamado a las administraciones más inversión para fomentar el libro y la lectura después de tres años de parálisis. El presidente del Gremi, Patrici Tixis, en el tradicional balance anual que se realiza horas antes de la Nit de l'Edició (en la que se reconocerá la labor lectora y a favor del libro de la escritora Carme Riera), ha explicado que durante este periodo, debido a la parálisis política, se han dejado de poner en marcha los diferentes compromisos anunciados por el Estado, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona con el libro y la lectura.

“Se trataría de que todas las fuerzas políticas acordaran un conjunto de medidas que permitan fomentar el hábito lector en el conjunto de la sociedad y en especial en la enseñanza primaria y secundaria, dar apoyo a las librerías, promover la creación intelectual y mantener el precio fijo del libro. Ya se ha hablado”, ha dicho después de recordar que el Plan de lectura 2020 de la Generalitat que preveía invertir 105 millones de euros no se ha cumplido, que el Ayuntamiento de Barcelona aprobó en 2017 un Plan del libro y la lectura que no se ha desarrollado y que el Gobierno central no ha aprobado todavía la reducción del IVA digital del 21% al 4%. “Todo ha quedado en papel mojado por la inestabilidad política”, ha explicado.

El presidente del gremio reconoció que se está lejos de las cifras anteriores a la crisis, cuando el sector facturaba alrededor de los 3.000 millones de euros al año frente a los 2.350 millones (500 en Cataluña) que se espera cerrar 2019. Pese a eso, ha asegurado que el sector “tiene buena salud” ya que las ventas han crecido un 2%, siendo el sexto año consecutivo de crecimiento sostenido. “El sector muestra su vitalidad y fortaleza pero no hemos tenido el apoyo de las administraciones, que hace tres años anunciaban importantes estrategias para dar apoyo al libro y a la lectura, ya que prácticamente ninguna se ha puesto en marcha”, ha lamentado.

El presidente del Gremi d'editors de Catalunya.
El presidente del Gremi d'editors de Catalunya.

Tixis "Somos una potencia editorial, pero no somos una potencia lectora", ha dicho Tixis, quien ha abogado por impulsar iniciativas para concienciar a la sociedad de la importancia del libro y la lectura.

Pese a los avances tecnológicos y el cambio de hábitos en consumo el sector editorial mantiene la mayoría de sus ventas dentro de los cauces tradicionales. De hecho, el 95% de las ventas son en libro de papel, mientras que el 5% restante es digital, similar a las cifras de años anteriores, por debajo del 8-10% de los países del entorno y muy por debajo del 25% que alcanza en los países anglosajones, una cifra que, resaltó Tixis, se acerca a la del 25% de personas que aseguran que lee libros digitales.

Pese a este comportamiento tradicional, Tixis ha destacado que el del libro es el único sector cultural donde la piratería digital sigue creciendo, pese a las sentencias favorables y el cierre de algunas páginas que ofrecen libros gratis aportó la escalofriante cifra de que este año se han descargado 425 millones de libros ilegales en la red, un 1% más que el año anterior. “Esto significa un lucro cesante cercano a los 215 millones de euros, que junto a los 2.350 que se facturan sumarían una cifra total de unos 2.565 millones de euros”. Entre las tendencias que más crecen y que arrastran el sector “están los libros de no ficción y entre ellos los referentes al momento político, y en Cataluña la cantidad de títulos referentes al procés, pero también el fenómeno fan y el cambio climático. Al final los libros que se venden son el reflejo de la sociedad”, ha explicado.

A los editores les preocupa la problemática que viven las librerías, que, según los datos siguen siendo el canal de venta de los libros. Según Tixis el mercado de libro tiene más de 500.000 títulos vivos y los 10 títulos más vendidos representan solo el 2% del total vendido. "Los libros de fondo, que son la gran riqueza del sector y la garantía de supervivencia de las editoriales pequeñas, solo los puedes encontrar en librerías", ha explicado.

Tixis lamentó que los niveles de inversión cultural en España y en Cataluña se mantengan en torno al 0,6% de los presupuestos totales, con una inversión per cápita de unos 34 euros, mientras que en países del entorno como Italia la cifra asciende a 233 euros y Francia “donde es excepcional” a los 475 euros por persona y los presupuestos en Cultura alcanzan el 2,5% del total.

Esta tarde está previsto celebrar una nueva fiesta del libro en la que el punto culminante será la entrega del Premio Atlántida por la difusión de la lectura y del libro a Carme Riera, que también ha luchado por la protección de derechos de autor como presidenta de Cedro. Como siempre su discurso irá en torno a los libros que más le han influido. También se homenajearán los 150 años de la editorial Salvat, los 50 años de Anagrama y Tusquets y los 25 de Triangle Editorial. El premio Fernando Lara que concede la Cámara del Libro a un joven emprendedor será este año para la editorial Comanegra de Joan Sala.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >