Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
33ª NIT DE L'EDICIÓ

Los editores catalanes desagravian a Lluís Pasqual

El director recibió el premio Atlántida sin hacer referencia a su dimisión del Lliure, pero significativamente fue una actriz, Emma Vilarasau, la encargada de glosarlo

Lluís Pasqual, al recibir el Premio Atlántida.
Lluís Pasqual, al recibir el Premio Atlántida.

La entrega al director de teatro Lluís Pasqual del premio Atlántida a la defensa de la cultura y de los libros fue el momento culminante de la ceremonia anoche de la Nit de l'Edició que organizaba en su 33ª edición el Gremi d'Editors de Catalunya. El galardón, que recibió el propio Pasqual en el escenario del teatro Goya de Barcelona con la platea llena de representantes del mundo editorial y político de Cataluña, entre ellos la consejera de Cultura, Laura Borràs, cobró un obvio sentido de desagravio tras la polémica que hizo dimitir en septiembre al director de su cargo al fente del Teatre Lliure después de que una actriz lo acusara de maltrato.

En su parlamento al recoger el premio, Pasqual no hizo ninguna referencia al asunto, ni siquiera velada, pero fue muy significativo que fuera una actriz, precisamente, la que hiciera la glosa del galardonado, y además una de tanto prestigio como Emma Vilarasau. La actriz no solo alabó con entusiasmo y emoción la forma de trabajar de Pasqual y subrayó que “sigue siendo un director joven porque se reinventa y busca territorios nuevos”, sino que describió cono absolutamente excepcional y gratificante la experiencia de ensayar con él. Hay que recordar que la joven actriz Andrea Ros que denunció en su día al director y precipitó la cascada de acontecimientos que llevaron a su renuncia lo hizo por considerar que Pasqual la había vejado en un ensayo.

Entre las personas que acudieron al acto estuvo Rosa María Sardà, que ha destacado en el apoyo a Pasqual.

En su parlamento, Pasqual, tuvo un recuerdo emocionante por el fallecido editor Gonzalo Canedo, “mi marido durante 15 años”, a través del cual se le hizo familiar y querido, señaló, “el bonito vocabulario del oficio”. Pasó revista a su vida de lector, y más que a los libros, con muchísimo afecto, a los maestros que un día se los pusieron en la mano. Dijo cosas muy hermosas (“los libros son un gran remedio contra la soledad”) y consideró que ha tenido mucha suerte en la vida, con las personas como su mayor fortuna. Personas que todas le entregaron alguna vez un libro importante. Él se llevaría a una isla la obra de Shakespeare, de Proust, y de Chéjov. A Lorca también porque lo tiene siempre en el bolsillo, “y una viñeta de El Roto como punto de libro”. Amigos en la isla no le faltarán nunca, esté donde esté esa isla y aunque crea que está solo. Acabó parafraseando a Alberti y diciendo que la cultura “nos hace el alma navegable” (y dejándose, despistado, el premio).

Pasqual se llevaría a una isla la obra de  Shakespeare, de Proust, y de  Chéjov. A Lorca también porque lo tiene siempre en el bolsillo, “y una viñeta de El Roto como punto de libro”.

 La Nit de l'Edició se caracterizó por el optimismo sobre la situación del sector de que hizo gala el presidente del Gremi, Patrici Tixis, que recordó el errado vaticinio hace diez años en la Feria de Frankfurt de que hoy ya no habrían libros de papel. Advirtió no obstante Tixis que “conseguir nuevos lectores, conservar a los que tenemos y convencerlos a todos de leer nuestros libros ante la competencia de tanto ocio nuevo”, requiere renovados esfuerzos. En ese sentido, el gremio reclama que se activen los planes de fomento del libro y la lectura apoyados por el ministerio de Cultura, la Generalitat y el Ayuntamiento y que han quedado encallados, denuncia, durante 2018.

Tixis reivindicó la Biblioteca provincial de Barcelona y pidió menos agitación política y más acción de gobierno.

Durante la velada se entregaron otros premios, entre ellos los que concedieron los editores a la editorial Herder por el 75 º aniversario de su labor desde Barcelona, y a Alba Editorial y Edicions Baula por sus sendos 25 años. Paula Jarrin, directora de la librería Al.lots de Barcelona, recibió el Memorial Fernando Lara que otorga la Cambra del Llibre de Catalunya. La librera, vestida como de Enid Blyton, reivindicó la literatura infantil y juvenil y dejó una bonita frase en el aire: “Yo soy libre, tú eres libre y por eso ¡viva la librería!”.

Juan de Sola recogió el Premio de Traducción Ángel Crespo que concede la Asociación Colegial de Escritores de Cataluña por su traducción del francés al castellano de la correspondencia entre Proust y Jacques Rivière, publicada por la Uña Rota Ediciones.

Con Vilarasau, glosó a Pasquial la escritora y periodista Montse Barderi. Si la primera habló del director “desde dentro”, como actriz, la segunda lo hizo “desde fuera”, tomando el papel del público y agradeciendo al director su trabajo y "alejar al espectador de la frivolidad y el fanatismo". Destacó, y esto también fue muy significativo, lo que ha representado Pasqual para el público femenino que, recordó, es mayoritario en los teatros.

Vilarasau racalcó la sensibilidad especial de Pasqual en la sala de ensayos, cómo “te pide que traspases tus límites hasta donde no estás segura” pero siempre “acompaña al actor, siempre te acompaña, para que no te sientas sola y no tengas miedo”.

El premio Atlántida lo han obtenido en anteriores ediciones José Manuel Blecua, Bernard Pivot, Václav Havel, Carlo Feltrinelli, Jordi Savall, Joan Manuel Serrat, Isabel Coixet y Jordi Herralde, entre otros.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >