Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Localizado en Madrid un almacén ilegal de productos para uñas “explosivos y cancerígenos”

La Policía Municipal requisa los productos y denuncia al negocio por una infracción administrativa mientras se investiga si hay delito contra la salud pública, pero no ha sido clausurado

Parte de los productos químicos que albergaba el almacén ilegal. En vídeo, la policía precinta un local en Madrid con productos de manicura tóxicos para la piel. Foto: POLICÍA MUNICIPAL | Vídeo: ATLAS

Dos agentes del distrito de Puente de Vallecas estaban realizando el pasado martes labores rutinarias, poniendo una denuncia a una furgoneta por aparcar en un vado, cuando los asaltó un fuerte hedor que emanaba de ese bajo, en la calle Manuel Laguna 32. Un hombre abrió el portón y de él salió una bofetada de olor a disolvente y a productos químicos muy potente.

Los agentes inspeccionaron el local, que no tenía ningún tipo de rótulo, y descubrieron que se trataba de un almacén ilegal de productos químicos. En él, se almacenaban, se manipulaban y se envasaban, sin licencia, sin ningún tipo de protección para los trabajadores y sin un sistema de evacuación de los gases, productos químicos destinados al tratamiento de uñas en salones de estética. Productos cuyas etiquetas, muchas de ellas en perfecto chino, alertaban de que se trataba de que son "altamente explosivos y con efectos cancerígenos y nocivos", según la Policía Municipal.

Según ha informado un portavoz policial, el comercio estaba separado en dos partes por un biombo, con un espacio que se dedicada a la exposición de los productos y otro donde se mezclaban y envasaban los cosméticos para su distribución a los miles de negocios de manicura que han proliferado en la ciudad de la mano de la moda de la pintura llamada semipermanente y que dura apenas un par de semanas. "Por lo que tenían ahí su volumen de ventas era elevado", apunta el portavoz. 

Los agentes pidieron los papeles al encargado, un ciudadano chino, quien presentó un solo documento, que no cubría ni por asomo las actividades que allí se realizaban. Se trata de una simple declaración responsable para actividades económicas, que los autónomos tramitan cuando van a abrir un negocio, en la que constaba que iba a montar un almacén, pero no poseía ninguna licencia específica para el tratamiento de productos tóxicos ni para su distribución.

Durante el registro policial se descubrieron envases con etiquetas que alertan de que se trataba de productos explosivos y de sus efectos cancerígenos y nocivos. "Las etiquetas alertan de que son líquidos y vapores inflamables y explosivos, nocivos si se respiran y que pueden provocar irritaciones en los ojos y la piel y hasta tener efectos cancerígenos. Los productos no son ilegales, los importaban de China y se pueden comercializar, pero con los permisos pertinentes y con las medidas de seguridad", aclara el portavoz.

En las etiquetas, se especificaba que “puede formar concentraciones de polvo combustible en el aire", "puede provocar una reacción cutánea alérgica", "susceptible de provocar cáncer”, “líquidos y vapores muy inflamables", "nocivos si se inhala", provoca irritación cutánea y ocular", "puede provocar somnolencia o vértigo”, “provoca irritación ocular grave", "provoca irritación cutánea".... 

Los trabajadores no disponían del material necesario para evitar respirar las emanaciones tóxicas. Allí solo había guantes de látex, cuando se requieren trajes especiales, mascarillas para las vías respiratorias y gafas. El local tenía un conducto de evacuación de vapores instalado en el techo y con salida a la vía pública, de forma que los vecinos y los transeúntes los estaban respirando también.

Tras la intervención, se ha trasladado todo el material requisado, que la policía no ha cuantificado, a los técnicos de la Junta Municipal, que son los que deben determinar si esos productos se pueden mezclar y si se estaba produciendo un delito contra la salud pública y los que deben notificar el hallazgo a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

Como de momento no hay delito sino una infracción administrativa al no disponer de licencia de actividad, motivo por el que los agentes han denunciado al encargado, pero el local no ha sido clausurado. "Se ha quedado cerrado, pero no se ha puesto ningún tipo de precinto", admite la policía. Tampoco hay detenidos. Hoy mismo, podría estar funcionando de nuevo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información