Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona bate su récord con ocho millones de turistas en lo que va de año

Los alojamientos en pisos aumentan el doble que en los hoteles de la ciudad

Turistas en el mercado de la Boqueria de Barcelona.
Turistas en el mercado de la Boqueria de Barcelona.

Barcelona está pulverizando las estadísticas turísticas de los últimos años. Desde enero a agosto de 2019 han pasado por Barcelona ocho millones de visitantes que se han alojado en hoteles y pisos turísticos con un total de 22 millones de pernoctaciones. Supone un incremento del 6,3% de visitantes en comparación con el mismo periodo de 2018, un 7,2% más de noches en hoteles y un 14% en el caso de los pisos turísticos.

Y asociado al turismo, otros indicadores que reflejan más actividad son los del aeropuerto, algo más de 35 millones de viajeros hasta el pasado 31 de agosto, un 5,2% más que el mismo periodo de 2018 y los del puerto, con poco más de dos millones de cruceristas, 5,4% más de crecimiento. Todo parece indicar que la disminución de la actividad turística de los últimos meses de 2017 —asociada al atentado de La Rambla del 17A y al impacto de las movilizaciones alrededor del procés— y en los primeros meses de 2018 se ha superado.

De los datos facilitados ayer por el Ayuntamiento de Barcelona, destaca el crecimiento muy notable de los turistas que visitan la ciudad y se alojan en pisos turísticos: de los 2.084.000 de los primeros ocho meses de 2018 se ha pasado a 2.380.000. Un incremento que se ha registrado de forma mantenida todos los meses pero especialmente a partir de mayo. Unas estadísticas que se limitan a los alojamientos turísticos legalizados, de los que hay 9.600 licencias. De forma aproximada, el consistorio estima que hay entre un 8% y 9% más de pisos turísticos que funcionan como tales de forma irregular. Y uno de los fenómenos que les preocupa más es el de las habitaciones que también son alquiladas por turistas en pisos particulares para pasar las vacaciones.

Una publicidad que es fácil encontrar en plataformas, entre ellas Airbnb: “Es un problema porque no está regulado. Nosotros queremos que Airbnb sea corresponsable y que se aplique ciertas reducciones en su negocio en el centro de la ciudad, que es el más masificado, y especialmente que no incremente la oferta de las habitaciones”, apuntaba el regidor de Turismo del consistorio, Xavier Marcé. Reconocía que perseguir el alquiler de habitaciones por un particular en su piso era muy difícil de controlar: “Con la normativa actual no se puede y ya hemos hablado de ello con la Generalitat”.

Más visitantes extranjeros que nacionales

En los ocho meses de 2019 se mantiene la tónica de países de procedencia de los turistas de Barcelona y se ha producido un incremento de los turistas internacionales (8,5% acumulado) frente al nacional que ha bajado un 3,6%. La mayor parte de los turistas internacionales eran de Francia, EEUU, Reino Unido e Italia, que están en la ciudad una media de 2,7 noches frente a 1,7 de los visitantes nacionales.

Por otra parte, el comercio ha registrado un discreto aumento del 0,5% y en el segundo trimestre de 2019 ocupaba a 152.000 personas de las que la gran mayoría, 96.000, trabajan en el sector minorista (63%) frente a un 36,4% que lo hacen en el mayorista.

Los socialistas, responsables del área de turismo tras el pacto de gobierno con Ada Colau, tienen un discurso más conciliador que ella sobre el impacto de millones de visitantes en la ciudad . “No vamos a estar en contra del turismo pero reconocemos que hay que gestionarlo mejor. Hay que evitar el exceso de concentración, especialmente en los 30 kilómetros centrales, y apoyarnos más en la oferta cultural de Barcelona, algo en lo que hay que trabajar conjuntamente con los operadores turísticos”, añadía Marcé que se mostraba partidario de, por jemplo, reducir el turismo de sol y playa “y ganar viajeros que participan en congresos o de negocios” porque entiende que es un modelo más acorde con el de la propia ciudad.

Pese a que los contratos del sector turístico han aumentado un 9,6% entre enero y agosto respecto al mismo periodo de 2018 —156.913 frente a 143.230—, lo negativo es que han aumentado los temporales —139.000 frente a 120.000 — y han disminuido los indefinidos, de 22.900 del año pasado a los 17.800 en los ocho meses de 2019.

Una precariedad que era reconocida por el responsable de turismo como un problema a tratar. Con todo, destacaban que precisamente es el sector turístico el que ha logrado el máximo número de contratos: 157.000 hasta agosto, un incremento acumulado del 9,6%.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >