Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Parera y Valls se descuelgan de la Lliga Democràtica

La concejal de Barcelona critica que la nueva formación acepte partidos que defienden la existencia de presos políticos

Eva Parera y Manuel Valls, en una rueda de prensa en el Ayuntamientorn rn
Eva Parera y Manuel Valls, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento

La promotora de la Lliga Democràtica, Eva Parera, anunció ayer que abandona el proyecto político que ayudó a fundar. La también concejal de Barcelona por la plataforma de Manuel Valls considera que se ha desvirtuado el espíritu inicial de ser un proyecto político catalanista y constitucionalista de largo alcance para convertirse en “una mera refundación de Convergència”. La decisión de Parera implica de facto que el espacio que lidera Valls no aterrice en la nueva formación, como se había especulado.

“Me voy por coherencia personal y política. Me parece demencial querer confrontar el independentismo de mano de alguien que votó las leyes de desconexión en el Parlament y que defiende la existencia de presos políticos”, explicó ayer Parera en referencia a Germà Gordó, lider del partido Convergents y que también sopesa formar parte de la Lliga.

La decisión de la concejal llega la víspera de una reunión en la que la Lliga planea comenzar a trabajar en su estrategia y en el discurso que les permita lanzar una candidatura a las próximas elecciones catalanas. De momento la cúpula de la formación, pendiente aún de registrarse en Interior, la conforman la politóloga Astrid Barrio y Josep Ramon Bosch, expresidente de Sociedad Civil Catalana.

La Lliga, que se registró el pasado agosto ante notario, ya había nacido con un gran disenso interno. En una entrevista a EL PAÍS, en agosto, Parera había expresado sus dudas sobre el futuro del nuevo movimiento catalanista y lamentó que se pusiera primero sobre la mesa el debate sobre los nombres antes que la plataforma política.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >