Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia tumba el plan de Colau que pone coto a los hoteles en Barcelona

El Ayuntamiento se abre a revisar algunas restricciones de su plan hotelero

plan hotelero ada colau
La alcaldesa Ada Colau, con la teniente de alcaldesa Janet Sanz.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha propinado el revés más contundente al plan de la alcaldesa Ada Colau que pone coto a los hoteles en Barcelona. Por primera vez, la justicia ha tumbado en su integridad la norma porque no incluye una evaluación económica y financiera en condiciones. La sentencia no es firme, por lo que el Plan Especial de Alojamientos Turísticos (Peuat) sigue en vigor. Mientras los hoteleros celebran su triunfo en los juzgados, el Ayuntamiento baraja sus opciones pero por ahora no se pronuncia.

El Peuat fue una de las medidas estrella del gobierno de Colau en el anterior mandato, aunque tuvo desde el inicio la oposición frontal de los hoteleros y de algunos grupos de la oposición. El objetivo del plan era regular el sector con la prohibición de abrir nuevos hoteles en el centro de la ciudad, donde se concentra más el turismo, y centrifugar las nuevas aperturas hacia los barrios más periféricos. Colau consiguió la aprobación del plan en enero de 2017, con los votos de los comunes y el PSC —entonces compartían gobierno— y ERC.

La sentencia conocida este miércoles da la razón a una demanda interpuesta por Olivia Hotels y anula por primera vez este plan, aunque aún no es firme. El plan, pues, sigue vivo y por ahora no habrá nuevas aperturas en las zonas limitadas por el Peuat.

El tribunal admite la necesidad de preservar determinadas zonas de los excesos del turismo. Y niega que las medidas impulsadas por el Ayuntamiento sean desproporcionadas. Sin embargo, concluye que el plan urbanístico debe ser anulado en su integridad porque la evaluación económica y financiera de las actuaciones previstas es insuficiente y crea “inseguridad jurídica”. “Lo que no procede es reconocer al planeamiento urbanístico que sea una ordenación en el aire, una mera apariencia, fuente de inseguridad jurídica y de desprestigio normativo”, señala la sentencia. Al plan, añade, se le debe “exigir una realista vocación de ejecución y de real materialización, apoyada en previsiones generales y en la constatación de que existen fuentes de financiación con que poderse llevar a efecto”.

La anulación del Peuat, si acaba siendo firme, sería un revés brutal para el legado del primer mandato de Colau. La limitación del crecimiento hotelero fue un proyecto que ocupó al anterior gobierno casi desde el primer momento. Apenas dos semanas después de su llegada al poder, la alcaldesa dictó la moratoria de licencias para la concesión de nuevos establecimientos, un paso que ya enervó al sector. De aquella primera criba solo se salvaron los promotores que habían solicitado un certificado de aprovechamiento urbanístico, un trámite previo a la petición de licencia que les permitió salvar sus proyectos. El resto de promotores, que tenían edificios comprados con la idea de convertirlos en hoteles u otras categorías de establecimiento, se quedaron sin poderlos hacer. Con la aprobación del plan, la ciudad perdió, por ejemplo, proyectos de dos grandes cadenas internacionales, Hyatt y Four Seasons.

El Gremio de Hoteles de Barcelona ha celebrado la sentencia y ha considerado que avala algunas de sus principales reclamaciones. Los hoteleros creen que el Peuat no ayuda a preservar la “excelencia” de los hoteles de la ciudad, y que no evita su obsolescencia. Según el gremio, la resolución marca el camino que deberá seguir “el necesario replanteamiento” del actual Peuat por parte del gobierno de Colau.

La sentencia da la razón a una demanda de Cuatrecasas. Yolanda Guerra, socia de urbanismo del bufete, se muestra satisfecha. “Invocamos muchos puntos, pero nos han dado la razón solo en uno: el Peuat no daba importancia al plan económico, era casi inexistente”. Guerra confirma que es la primera enmienda a la totalidad de la norma y dice que Olivia Hotels debe estudiar si solicita una ejecución provisional de la sentencia. La abogada da por hecho que el Ayuntamiento presentará un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Esta sentencia no ha sido la única que se ha hecho pública este miércoles. El TSJC ha comunicado al Ayuntamiento y a empresarios resoluciones a una decena de demandas. La mitad de ellas anulaba solo uno de los artículos del Peuat, el 14.5, uno de los más controvertidos. Este punto obliga a reducir un 20% las plazas hoteleras si el establecimiento emprende una reforma integral. El Ayuntamiento se ha limitado a valorar estas sentencias —y no la que anula completamente el plan— y ha abierto la puerta a revisar algunos de los artículos del Peuat. De hecho, el nuevo pacto de gobierno con el PSC incluye la necesidad de revisar el plan urbanístico. La teniente de alcalde Janet Sanz ha anunciado que se está estudiando qué respuesta jurídica dar, y ha defendido que una decena de sentencias avala el proyecto y que el plan “no está en duda”.

En la oposición, Junts per Catalunya ha recordado que votó no al Peuat y que defendió desde el principio que era una propuesta sin garantías jurídicas. ERC, que votó sí al plan, ha considerado que cualquier sentencia que vaya en contra de la norma sería “una mala noticia”, y se ofrece a rehacer la norma incluyendo más garantías jurídicas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información