Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hay que saber convivir con quienes no nos gustan”

El notario Fernando Gomá es patrono de Hay Derecho, que promueve la regeneración democrática, y vicepresidente de la Fundación Toro de lidia

Fernando Gomá, patrono de Hay Derecho y vicepresidente de la fundación Toro de Lidia.
Fernando Gomá, patrono de Hay Derecho y vicepresidente de la fundación Toro de Lidia.

Fernando Gomá (Bilbao, 56 años) consiguió la plaza de notario en 1991 y, desde entonces, no ha dejado de trabajar por los demás. Forma parte de varias organizaciones, entre ellas la Fundación Toro de Lidia, de la que es vicepresidente. Hace una década cofundó Hay Derecho para promover la regeneración democrática de las instituciones públicas. Madrid, donde llegó siendo un niño, le parece una de las ciudades más acogedoras del mundo, aunque ha dejado un trozo de su corazón en los destinos por los que ha pasado, especialmente Cádiz.

¿Qué tiene la vida de Carnaval?

Todos llevamos una careta. Eduardo Mendoza dice que somos únicos, pero que en sociedad usamos cinco o seis máscaras.

¿Se ha disfrazado España?

Deberíamos valorar más nuestro país. Se pueden mejorar muchas cosas, pero la España actual es la mejor de la historia.

¿Es patriota?

La palabra enreda y no nos permite avanzar. No debemos discutir sobre términos, sino sobre realidades.

¿Hemos superado eso de rojos y azules?

Creo que somos un país mucho más moderado y tolerante de lo que dice nuestro lenguaje, que es más agresivo. Los políticos son más extremistas que la sociedad.

¿Es optimista?

Soy realista. Cualquier crítica debe partir de la realidad. Si lo hacemos desde un supuesto ideológico, el análisis estará mal.

¿Los nacionalismos son un problema?

Hay una tendencia a la simplificación. Este país, desde su concepción, ha sido una conjunción de culturas. Nos iría mejor si aceptáramos a los demás como son. Desconfío de los nacionalismos porque tienden al populismo, que es uno de los enemigos de la convivencia.

¿De qué da fe?

De que intento mejorar cada día, entender a las generaciones posteriores. Creemos que nuestras concepciones son las mejores. Si me tuviera que definir con una sola palabra sería la de padre. A los hijos se les educa con lo que haces, no con lo que dices.

Hay Derecho también es hijo suyo…

Hace nueve años era un blog donde cuatro notarios y una abogada del Estado explicábamos conceptos jurídicos. Luego se convirtió en una fundación que hace informes sobre el funcionamiento de las instituciones.

¿Por ejemplo?

Las diputaciones. Algunos partidos defendían que había que suprimirlas, pero nadie se había preocupado de por qué había que hacerlo. Demostramos que no todas son iguales. Los políticos hablan sin datos.

¿Qué informes le llamaron más la atención?

Los que hablan del bajo cumplimiento de la ley, los privilegios de los políticos y su falta de conexión con los ciudadanos.

¿Hay dedocracia en España?

Nuestra última campaña investiga si los nombramientos se producen por meritocracia o a dedo. Tenemos la percepción de que hay más dedocracia de la necesaria. Es un problema endémico de nuestra sociedad: el ascensor social está estropeado.

¿Qué solución propone?

Hace falta una segunda transición. La Constitución de 1978 es el mayor avance en 300 años, pero cada generación necesita una evolución.

¿Qué hay que mejorar?

La división de poderes. Hay que conseguir que los partidos no estén detrás de todas las instituciones.

Con lo que cuesta formar Gobierno…

No somos hábiles para cerrar acuerdos. Los pactos requieren ceder, discreción y menos declaraciones. Aquí ocurre todo lo contrario: ponen líneas rojas y hacen declaraciones sin parar.

¿Se puede pactar con Vox?

Tenemos que exigir a los partidos que estén dentro de las reglas de juego. Vox tiene propuestas muy discutibles, pero no son antidemocráticos. Los herederos de HB tampoco son santos de mi devoción, pero debo admitirlos porque, si no, la democracia no es fuerte. Hay que saber convivir con quienes no nos gustan.

¿Están protegidos quienes denuncian la corrupción?

En absoluto. El denunciante sufre acoso y amenazas. Estamos en un Estado con una estructura clientelar.

¿Hay que prohibir los toros?

Los toros forman parte de nuestra cultura. Siempre hubo antitaurinos, pero ahora el debate está por encima. Hay instituciones internacionales que quieren imponer una ideología extrema.

Casas de apuestas, la nueva droga

Gomá escribió en junio que las casas de apuestas eran la nueva droga. El tuit se hizo viral. “Escuchar a famosos incitar a jugar me produce una sensación extraña. Viví la legalización del juego. Aquello arruinó a muchas familias porque es muy adictivo. La ludopatía es como la droga, una enfermedad que afecta a toda la familia”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información