Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almeida alega que la polución bajó con el parón de multas Madrid Central

El juez argumentó para dictar la medida cautelar que de no emitir la orden, "se habría producido una evidente emisión de gases contaminantes"

Tráfico en la Gran Vía, en Madrid Central. / En vídeo: Declaraciones de Villacís.

El Ayuntamiento presentó ayer sus alegaciones contra el auto que paralizó cautelarmente hace una semana la moratoria de multas por acceder indebidamente a Madrid Central. La Corporación local justificó la orden de suspender las sanciones en “problemas técnicos” con el sistema que las impone y aseguró en su escrito que durante el periodo sin multas, del 1 al 5 de julio, “se produjo una disminución de la contaminación” respecto de la semana anterior.

El recurso del gobierno municipal contra el auto del Juzgado 24 de lo Contencioso-Administrativo de Madrid incluye un informe del 10 de julio de la Dirección General de Sostenibilidad y Control Ambiental que asegura que “se produjo una disminución de la contaminación durante los días laborales del periodo de aviso impugnado respecto a la semana anterior, cuando aún se emitían multas”, según una nota difundida por el Ayuntamiento. En los cinco días de moratoria, del 1 al 5 de julio, siete estaciones superaron el límite permitido de NO2 (40 microgramos por metro cúbico de aire), mientras que del 24 al 28 de junio se rebasó en 13, sostiene.

Juan Barcena, experto en contaminación de Ecologistas en Acción —la organización que presentó el recurso al que alega ahora el Ayuntamiento— afirma que “no es serio comparar tráfico y contaminación de la última semana de junio con primera de julio”, por las vacaciones, el fin del calendario escolar, etc.

El Consistorio añade que durante el tiempo en el que no hubo infracciones, la estación de El Carmen, la única situada dentro de Madrid Central, no rebasó ningún día la cota marcada por la Organización Mundial de la Salud, como sí lo hizo el viernes 28 de junio —en plena ola de calor—, cuando llegó a 44 microgramos por metro cúblico (µg/m3). Para el Ayuntamiento estos datos, “ponen de manifiesto que no concurre circunstancia especial que justifique la adopción de la medida suspensiva cautelarísima”.

Ecologistas en Acción discrepa. La organización advierte de que los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) empezaron a dispararse en la estación de El Carmen, pese a no superar los límites, el 18 de junio, un día después de que el Ayuntamiento anunciase que la moratoria entraría en vigor el 1 de julio. “Si se miran los datos anteriores de Madrid Central con multas — abril, mayo y del 1 al 17 de junio— los valores eran consistentemente inferiores a 30 µg/m3, con medias mensuales de 22-23 microgramos/m3”, explica Bárcena. “Desde el 23 de junio al 5 de julio los niveles de NO2 en la plaza del del Carmen están siempre por encima de 30 µg/m3”, añade.

“Problemas técnicos”

El recurso del gobierno municipal centra su argumentación en que decidió “aplazar las sanciones” para “realizar una auditoría y mejorar un sistema donde se han producido distintos problemas técnicos, como recoge la Dirección General de Sostenibilidad y Control Ambiental en su informe del 24 de junio”.

Según la nota del Ayuntamiento, “la finalidad de volver al sistema de avisos [durante el que los conductores no reciben una multa sino una carta] es la misma que se mantuvo hasta el 15 de marzo de 2019 con el anterior equipo: garantizar la fiabilidad técnica del sistema automatizado de control de accesos y de detección de infracciones, así como amparar el derecho de las personas a estar bien informados sobre cómo funciona la zona de bajas emisiones”.

El Consistorio rechaza la urgencia

La moratoria de multas tiene cuatro recursos, pero solo un juez ha decretado medidas cautelares para evitar que la contaminación suba “sin control alguno”, según el auto emitido el viernes pasado. “La aceptación de la urgencia alegada sería igual” a decir que cuando no existía Madrid Central o no se multaba “el riesgo vital para la población era insostenible o irreversible”, dice el Ayuntamiento, que insiste en que la zona de bajas emisiones del centro sigue en vigor.

El auto aduce también que “el daño ya estaría causado de forma irremediable tras el incremento de la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera como consecuencia de un incremento del tráfico de la ciudad”. El Consistorio afirma que Madrid Central lucha contra la contaminación del dióxido de nitrógeno y no de los GEI.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información