Los Morones, acorralados por la justicia, afrontan tres procesos y más de 50 años de prisión

La familia liderada por Sinaí Giménez vuelve al banquillo por agredir a un guardia civil y un abogado

Sinaí Giménez, en 2014 a las puertas del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.
Sinaí Giménez, en 2014 a las puertas del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.gabriel tizón

Sinaí Giménez, el portavoz del clan de Los Morones y proclamado “rey de los gitanos de Galicia”, afronta un nuevo juicio este martes en Pontevedra por supuestos delitos de lesiones, atentado a la autoridad y obstrucción a la justicia junto a varios miembros de su familia. Con penas que suman más de 50 años de prisión, la familia encadena otros dos procesos por la guerra desatada en los mercadillos de la provincia con los que la justicia pretende poner fin a las situaciones de acoso que han denunciado las familias del grupo de los Zamoranos.

Más información
13 testigos protegidos por la extorsión en los mercadillos que enfrenta a dos clanes gitanos en Pontevedra
Dos heridos en una fiesta de pedida por los disparos de un clan rival en Pontevedra

Con medidas de seguridad extraordinarias, el juzgado número 1 de Pontevedra celebrará esta primera vista contra Sinaí Giménez, uno de los principales acusados, por agredir a varios guardias civiles y un abogado a las puertas del juzgado de Tui (Pontevedra) el 30 de abril de 2014. Allí se habían concentrado decenas de personas frente al edificio judicial, a la espera del traslado de dos detenidos que supuestamente habían amenazado al patriarca de la familia, Olegario Giménez.

Relata el fiscal que en un determinado momento Sinaí Giménez propinó varios empujones a un agente de paisano que estaba grabando imágenes del lugar, y también fue agredido el abogado de uno de los supuestos agresores de Olegario Giménez cuando abandonaba los juzgados.

Según el ministerio público, en ese momento entró en acción Juan Paulo Giménez, hermano menor de Sinaí que está reclamado por la justicia como presunto autor del tiroteo ocurrido en mayo pasado en Porriño contra familias de los Zamoranos, por lo que es posible que no acuda al juicio y sea declarado en rebeldía. Se le acusa de ordenar a distintas personas allí presentes, entre los que se encontraban dos mujeres de la familia también acusadas, que "fueran a por el abogado".

Ante esta situación de violencia intervinieron dos agentes de paisano que se encontraban en la zona. Después de identificarse, uno de ellos sujetó a tres de los acusados pero estos comenzaron a golpearle con la intención de que Sinaí Giménez pudiese escapar. Fue entonces cuando este agredió en la cabeza al agente y después huyó. Luego se formó un tumulto en torno a “los dos agentes que recibieron golpes con un paraguas, patadas, empujones y otras agresiones”, señala el fiscal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los hechos han sido calificados como delitos de atentado contra agentes de la autoridad y obstrucción a la justicia y la Fiscalía ha solicitado para Sinaí Giménez penas que suman cuatro años y medio de prisión, mientras que para su hermano Juan Paulo ha elevado la condena a seis años y medio de prisión, además del pago de multas por más de 4.400 euros.

A las mismas penas se enfrentan las dos mujeres implicadas, D.G.J. y M.C.G.J. Y en cuanto a M.G.J. y S.G.J., la Fiscalía demanda un año y medio de prisión y una multa de 160 euros para cada uno de ellos. Aunque el abogado agredido ha renunciado a ejercer medidas o reclamar un compensación, el Ministerio Público ha solicitado indemnizaciones a los acusados de 9.000 euros a uno de los agentes agredidos, y de 2.000 euros al otro.

Por otra parte, la Fiscalía también ha formulado escrito de acusación contra cinco miembros de Los Morones por una reyerta que tuvo lugar en octubre de 2015 en el mercadillo de Cangas. Serán juzgados entre el 1 y el 5 de julio en juzgado número 2 de Pontevedra junto a otros 12 feriantes del grupo de los Zamoranos. Otro de las causas pendientes contra Los Morones se sigue por delitos de amenazas, blanqueo de capitales, tenencia de armas y delito contra la Seguridad Social, derivada de la redada policial contra el clan en abril de 2016, en la que hay una docena de testigos protegidos de la Fiscalía de la familia de los Zamoranos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS