Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una macrooperación contra el tráfico de drogas acaba con 50 detenidos

Un millar de agentes de Mossos, Policia y Guardia Urbana registran 35 domicilios en el barrio del Raval

Agentes de los Mossos entran en un portal de la calle Sant Josep Oriol. Ver fotogalería
Agentes de los Mossos entran en un portal de la calle Sant Josep Oriol.

Los Mossos, la Policía Nacional y la Guardia Urbana han registrado este jueves por la tarde 35 domicilios en el barrio de El Raval, en Barcelona, donde supuestamente se trafica con drogas. Un millar de agentes participaron en una macrooperación conjunta que se saldó con la desarticulación de un grupo acusado de vender todo tipo de sustancias estupefacientes, especialmente a turistas. Los agentes también les imputan el suministro de heroína a drogodependientes. La mayoría de los sospechosos son de origen paquistaní, según fuentes policiales. La operación concluyó con 50 detenidos, 105 identificaciones y la incautación de más dos kilos de cocaína, 3 kilos de heroína y 2.180 pastillas

Los investigadores creen que los lateros ofrecían a los compradores la droga y les llevaban hasta los domicilios registrados ayer, donde se hallaron más de dos kilos de caoína, tres kilos de heroína y 2.180 pastillas. La operación se culminó, según fuentes de la investigación, con 50 detenidos. Además de pisos, los agentes registraron almacenes, locales y algún restaurante, donde también se hallaron dinero en efectivo y armas blancas, según explicó el jefe de los Mossos de Ciutat Vella, Antoni Sànchez.

Además del tráfico de drogas, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) comprobaban la situación administrativa en la que se encuentran la mayoría de los sospechosos. El caso está bajo la dirección del juzgado de instrucción 16 de Barcelona y se encuentra bajo secreto de sumario.

La de ayer fue la segunda gran operación contra el tráfico de drogas en el barrio del Raval. A finales de octubre del año pasado, los Mossos y la Guardia Urbana de Barcelona irrumpieron en 26 narcopisos del barrio y detuvieron a unas 60 personas, la mayoría de nacionalidad dominicana. Ya entonces, los agentes explicaron que no se daban por desmanteladas las redes organizadas de tráfico de drogas en el barrio, puesto que existían otros grupos criminales controlando pisos.

Los domicilios registrados ayer no funcionan propiamente como narcopisos, según fuentes de la investigación. Los lateros, de hecho, aprovecharon la desaparición de los narcopisos para expandirse y hacerse con el control de la venta en el paseo marítimo y en zonas de ocio de Ciutat Vella.

Las viviendas son una especie de almacenes donde se escondían las drogas para venderlas a los clientes que el grupo iba consiguiendo en las calles del distrito de Ciutat Vella.

El enorme dispositivo policial desplegado en el barrio provocó el revuelo de los vecinos pasadas las 16 horas. “Cuando he visto lo que estaba pasando he tenido que desalojar a los niños que estaban jugando un partido de fútbol”, comenta Anas Elarroudi, de 19 años, monitor de una de las pistas deportivas habilitadas en el barrio.

Revuelo en El Raval

Mientras varios jóvenes con camisetas del Barça correteaban con un balón entre una calle rodeada de cintas policiales, dos pintores observaban los furgones que bloqueaban la calle Sant Pacià. “Nosotros nos hemos enterado porque hemos empezado a ver luces azules”, señalaba uno de los trabajadores. Un ciudadano paquistaní que lleva ocho años viviendo en España seguía la operación desde la puerta de una peluquería, justo enfrente de uno de los pisos intervenidos en la misma calle. “Ya han ido varias veces a este edificio, los fines de semana hay muchos problemas, vienen muchos turistas. Este barrio siempre está muy mal, ayer vi a un hombre en bicicleta que le quitaba el teléfono de la oreja a una chica francesa”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, felicitó a los agentes por su participación en el dispositivo del Raval, uno de los focos más conflictivos en cuanto a inseguridad e incivismo. “Muy buen trabajo policial (...). Defendamos la salud pública y la seguridad en nuestros barrios”, dijo en Twitter. El consejero de Interior, Miquel Buch, aseguró que el dispositivo permitirá “mejorar la convivencia” en la ciudad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >