Estrella Galicia abre en A Coruña el primer museo de España sobre la cerveza

La compañía invierte más de ocho millones de euros en un espacio que muestra su historia, evolución y fabricación a través de un fuerte componente tecnológico e interactivo

Visitantes del museo de Estrella Galicia contemplan etiquetas y botellas antiguas de la marca.
Visitantes del museo de Estrella Galicia contemplan etiquetas y botellas antiguas de la marca.EL PAIS

Tenía que estrenarse un 19-06, un guiño a la fecha de “La Estrella de Galicia”. Más de un siglo después hay algo que remite a que se trata de algo más que un negocio de bebidas. Porque cuando se habla de cerveza existe un sentimiento de pertenencia entre gran parte de sus consumidores parangonable al de su equipo de fútbol. De alguna manera que está por comprender, y que entra en el terreno de lo pasional, la cerveza no se lleva sólo en el paladar sino en el corazón. Ahora los amantes de la renovada, y al tiempo clásica, Estrella Galicia pueden ahondar en la génesis y la evolución de ese afecto. Nace Mega, el museo que impulsa la empresa en su ubicación del polígono de Agrela en A Coruña, el primer espacio de ese tipo dedicado en España a la cerveza.

Más información
Estrella Galicia sube otro 18% su producción y pone el ojo en el extranjero
El fenómeno de la cerveza artesanal se asienta en España

El paseo por el museo debe hacerse como quien se toma una caña, con deleite y recreo. También con detalle: conviene destinar al menos hora y media para catar los 2.500 metros cuadrados de muestra. En realidad todo partió de una percepción que tenían los ejecutivos de la compañía ante las visitas profesionales que les llegaban a la empresa. Acababan siendo, en muchos casos, iniciáticas rutas. Y ahí brotó la idea de hacer un museo porque también hay una historia detrás. Se relata en los primeros pasos que da el visitante, un recorrido por la evolución de aquel brebaje fermentado que se consumía en el Paleolítico Superior y una mirada al devenir de la empresa creada por José María Rivera Corral, un hijo de labradores de As Pontes que regresó de una temprana emigración a América para convertirse en el fundador de una compañía que ya presume en las etiquetas de sus botellas de integrar a la quinta generación de la familia.

El recorrido por la peripecia vital de los Rivera hace de hilo conductor de la implantación de su cerveza y de una manera de disfrutarla. El encuentro que propicia el museo con Ramón Rivera Illade, el hijo del fundador y primer maestro cervecero de la compañía, es inolvidable y alerta sobre el alto componente tecnológico e interactivo de un espacio divulgativo que ha disparado su inversión más allá de los ocho millones de euros.

Siete espacios diferenciados articulan la visita. De los orígenes se transita a las materias primas, a la opción de palpar, probar u olfatear lúpulo y cebada, de paladear los distintos procesos de obtención de la cerveza, de acceder a un silo o conocer el papel que juega la levadura. Entender la elaboración, presenciar como se realiza el envasado, acercarse a los diferentes productos y a como se publicitan predispone para el festín final, el de la degustación. Por el camino se percibe el alma, ese espíritu de pertenencia que se dispara cuando en la visita guiada (también puede hacerse libre) explican que la cerveza que lleva el nombre de Galicia por medio mundo sabe como sabe porque tiene su origen en el agua que mana desde la presa de Cecebre. Y que ahí no es lo mismo tener un linaje que otro.

A Coruña tiene un nuevo museo y sus promotores han salido a la calle para que se sepa porque no deja de ser un reto conseguir que los visitantes, que no sólo serán conciudadanos, se acerquen a un polígono industrial a visitarles. Conciertos en el centro de la ciudad, vehículos que reparten información o figurantes que recuerdan a repartidores de periódicos de la época alertan sobre el estreno, sobre que en la fábrica de la cerveza local que ha conseguido traspasar fronteras no es un día cualquiera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS