Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pau Ricomà, alcalde de Tarragona tras la alianza de ERC y Comunes

Josep Fèlix Ballesteros ganó las elecciones, pero un pacto de gobierno pone fin a 12 años de mandato del PSC

Pau Ricomà, nuevo alcalde de Tarragona.
Pau Ricomà, nuevo alcalde de Tarragona.

El cambio de ciclo se formaliza en Tarragona. El candidato de ERC Pau Ricomà desbanca al socialista Josep Félix Ballesteros que, pese a ser el candidato más votado en las elecciones, se va a la oposición como consecuencia del acuerdo de gobierno trabado entre ERC y Comunes. Ricomà, en presencia del vicepresidente de la Generalitat Pere Aragonès, ha prometido el cargo manifestando su "firme compromiso con los valores de la república catalana" y comprometiéndose a luchar "por la libertad de los presos políticos y el retorno de los exiliados".

Pau Ricomà ya es alcalde en Tarragona. "Es una enorme responsabilidad que asumimos con una ilusión infinita, en un momento en el que la gente de la ciudad reivindica la voluntad de cambio", ha manifestado el candidato de ERC para estrenar su mandato. Historiador, de 62 años y con una larga trayectoria profesional vinculado a Caixa Tarragona, entidad posteriormente absorbida por CatalunyaCaixa y por el BBVA, se hace con la vara de alcaldía gracias al apoyo decisivo de En Comú Podem Tarragona. La coalición, tras acatar la votación que realizaron sus afiliados en una asamblea a puerta cerrada, ha apostado por el pacto de gobierno con los republicanos, un acuerdo que pone fin a 12 años de gobierno del socialista Josep Fèlix Ballesteros.

El PSC había tratado de seducir a En Comú Podem Tarragona para fraguar un "pacto de progreso" pero, al conocer que avalarían la candidatura de Ricomà, Ballesteros lanzó duras críticas contra la cúpula de los comunes, a quienes acusó de "manipular" a sus bases y de "faltar a la vedad" para forzar el pacto con ERC. Ballesteros ha asegurado que, pese a la derrota, no piensa abandonar el consistorio y que ejercerá de jefe de la oposición durante los próximos cuatro años.

En un salón de plenos lleno a rebosar, y donde se han escuchado esporádicos gritos a favor de la libertad de los políticos independentistas enjuiciados, Ricomà contó con el aval de sus siete ediles, más el apoyo de Junts per Tarragona, la CUP y los Comunes. Ballesteros ha sumado los siete votos de los concejales del PSC, mientras que Ciudadanos y el PP votaron a sus respectivos candidatos, Rubén Viñuales y José Luis Martín.

En el reparto de carteras, Carla Aguilar, portavoz de los Comunes, será la primera teniente de alcalde. "El cambio es necesario en la ciudad", ha alegado Aguilar al tomar posesión del acta de concejal. La coalición se asegura la gestión del área del patrimonio histórico de la ciudad y de los servicios sociales, que incluye una nueva área de feminismo y LGBTI. La CUP ha tendido la mano a sumarse al gobierno municipal, tras celebrar, su portavoz, Laia Estrada, que terminar con el gobierno del PSC supone "expulsar a la mafia".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información