Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y Ciudadanos pactan hacer alcalde de Madrid al popular José Luis Martínez-Almeida

Los dos partidos necesitan el apoyo de Vox para que la derecha recupere la capital

José Luis Martínez Almeida (PP) durante un pleno extraordinario del Ayuntamiento de Madrid, este martes.

El PP y Ciudadanos han alcanzado un acuerdo para formar gobierno en el Ayuntamiento de Madrid y hacer alcalde al aspirante popular José Luis Martínez-Almeida, según ha anunciado el candidato en una comparecencia conjunta con Begoña Villacís. El pacto, que necesita imperativamente el apoyo de Vox para salir adelante, se ha logrado tras más de ocho horas de negociación y con la intervención directa de las direcciones nacionales de los dos partidos. Si la formación de Santiago Abascal respalda el acuerdo, que excluye con toda claridad su entrada en la corporación municipal ("El gobierno va a estar compuesto por los dos partidos políticos firmantes de este documento"), Manuela Carmena dejará de ser alcaldesa de la capital. La votación se producirá este sábado por la mañana.

“Hemos llegado a un acuerdo de gobernabilidad que va a permitir poner fin a la izquierda radical de Manuela Carmena”, ha dicho Martinez-Almeida, que recupera para el PP la capital, en la que el partido conservador gobernó entre 1991 y 2015.

“Agradezco a los cientos de miles de madrileños que han votado para que se produzca un cambio, para que esta ciudad abandone el populismo y esté gobernada por un gobierno liberal y sensato”, le ha secundado Villacís, que será la vicealcaldesa de un gobierno de coalición. “Hemos sido generosos con el reparto, hemos primado cuales son los intereses de los madrileños y las urnas”.

Los dos partidos llegaron a un pacto con 80 medidas, que incluye reformular Madrid Central, desbloquear los desarrollos urbanísticos pendientes en la capital, o facilitar a la policía la persecución de la venta ambulante, como avanzó EL PAÍS. En el documento solo figuran los logos del PP y de Cs. Un resumen perfecto de que quedan por sumar los votos de Vox, que son fundamentales. Hasta ahora, el partido de Abascal solo ha estado negociando con los populares.

“Estamos a tiempo de salvar Madrid y de que el Ayuntamiento caiga en las manos adecuadas”, ha dicho este viernes Iván Espinosa de los Monteros, diputado y portavoz de Vox en el Congreso, en una comparecencia previa al anuncio del pacto entre los otros dos partidos de derechas. “Yo soy optimista y espero que no haya que llegar a la moción de censura”, ha añadido, refiriéndose a que su formación no apoyará un hipotético acuerdo PP-Vox si no se respetan sus exigencias. 

A primera hora de este sábado, las cuentas oficiales de Twitter de los dirigentes del partido de Vox Iván Espinosa de los Monteros y Javier Ortega Smith amanecían con un mensaje que dice: "Pues finalmente parece que hay acuerdo" y "Al servicio de los madrileños, al servicio de España"

Por su parte, Teodoro García Egea ha confirmado que hay pacto. "Hay acuerdo, en unas horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España".

La mayoría absoluta en el Consistorio se sitúa en 29 concejales. El PP tiene 15, Ciudadanos 11 y Vox cuatro, que dan un total de 30. Los tres se necesitan para desplazar a Carmena del poder, que solo mantendría el bastón de mando si no se forma una mayoría alternativa, ya que ganó las elecciones del 26 de mayo. Y la formación de extrema derecha ha dejado claro que su único interés es ver reflejadas sus propuestas en el pacto de gobernabilidad y ser tratado como un igual.

¿Están reflejadas algunas de las propuestas de Vox en el pacto entre PP y Cs? Sí, porque la coincidencia de los programas de los tres partidos lo permite sin grandes dificultades. Así, pese a que tienen diferencias de enfoque en algunos asuntos, como Madrid Central, la zona de tráfico restringido del centro de la capital —Vox quiere tumbarla, el PP revertirla y Cs reformarla—, las formaciones de derechas coinciden en muchos otros.

Todos quieren bajar impuestos, desbloquear operaciones urbanísticas, reforzar la lucha contra la venta ambulante ilegal de los manteros, o contra la okupación, entre otros asuntos, todos ellos reflejados en el acuerdo.

Otra cosa es la pretensión del partido de extrema derecha de ser tratado como un igual por Cs, que se niega a entablar negociaciones directas con la formación que encabeza Javier Ortega Smith a nivel municipal. Una última dificultad para que la alianza de la derecha culmine con éxito.

"Mañana [por hoy] sabremos si la alcaldía de Madrid (y de muchas ciudades) la elige Francia o los madrileños", avisó Abascal, tras conocer que el Gobierno francés afea a Cs los pactos con Vox, un partido de ultraderecha. "Mañana [por hoy] sabremos si Ciudadanos es un partido francés o un partido español".

Además de la alcaldía y el programa, la negociación ayer giró en torno a las áreas de gobierno. Tras la investidura del alcalde, hoy se celebrará una Junta de Gobierno en la que se aprobará la estructura del ejecutivo local y se designará a los delegados de área y los concejales-presidentes de distrito.

El PP ha retenido concejalías clave, como la de Hacienda, o la de Obras y Equipamientos. Y Ciudadanos, además de la vicealcaldía, ha obtenido el área de Economía, la de Desarrollo Sostenible, que incluye urbanismo, y la de Familias, Igualdad y Bienestar social. Concejalías que marcan las decisiones estratégicas de un gobierno.

En consecuencia, si Vox se suma hoy al acuerdo de PP y Cs, el bastón de mando de la capital cambiará de manos. De Carmena a Martínez-Almeida.

La Comunidad, última bala para Ciudadanos

Una vez cerrado el capítulo del Ayuntamiento, los mismos actores (PP, Cs y Vox) seguirán negociando para conformar un Gobierno de derechas en la Comunidad de Madrid, donde Ángel Gabilondo (PSOE) fue el ganador de los comicios.

Ciudadanos intentará que ceder la capital al PP se traduzca en que todo ocurra a la inversa en la Comunidad, con Ignacio Aguado (Cs) gobernando gracias al apoyo de Isabel Díaz Ayuso (PP) y Rocío Monasterio (Vox).

Sin embargo, el PP no acepta esta posibilidad en una región que lleva gobernando desde 1995, y la dinámica de las conversaciones es contraria a ese objetivo. Díaz Ayuso lleva la iniciativa en las conversaciones, y cuenta con la ventaja de ser la única candidata de los implicados capacitada para hablar con todos los socios. Aguado no quiere negociar directamente con Monasterio, que ya tiene un preacuerdo con el PP. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información