Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos candidaturas abren la vía de la impugnación de las elecciones de la Cámara de Barcelona

Carlos Tusquets y Ramon Masià presentan un requerimiento en el que piden una nueva convocatoria

Joan Canadell, Montse Soler y Elisenda Paluzie, impulsores de la candidatura Eines de País, el pasado miércoles.
Joan Canadell, Montse Soler y Elisenda Paluzie, impulsores de la candidatura Eines de País, el pasado miércoles.

Carlos Tusquets y Ramon Masià, empresarios que optaban a presidir la Cámara de Comercio de Barcelona, demandan unas nuevas elecciones a la entidad, según un requerimiento conjunto que hicieron llegar ayer al Consejo Superior de Cámaras de Cataluña. Su petición la han efectuado mediante un requerimiento en el que cuestionan la plataforma electoral escogida y la empresa auditora que fiscalizó el proceso. Diversas fuentes consultadas aseguraron que el organismo al que se ha hecho llegar esa petición no tiene competencias para responderla.

El requerimiento se produce un mes después de que se conocieran los resultados electorales y a escasos días de que los nuevos miembros del pleno tomen de forma efectiva su cargo. El lunes está previsto que Joan Canadell se convierta en el nuevo presidente de la entidad, después de que la plataforma independentista Cambres: Eines de País (“Cámaras: Herramientas de País”), ideada por él y apoyada por la Asamblea Nacional Catalana, se impusiera en las elecciones de mayo.

La candidatura liderada por Enric Crous y Pimec no se ha sumado al requerimiento conjunto lanzado ayer por Tusquets y Masià, suscrito también por una veintena de empresarios de sus respectivos equipos.

El escrito comunicado ayer pone en duda tanto la plataforma de votación electrónica creada por la empresa española Scytl como la función que cumplió la sociedad Agtic Consulting, encargada de auditar el proceso y que, según los denunciantes, habría incumplido normativas autonómicas y estatales, sin concretar cuáles.

Tanto Tusquets como Masià han amagado con impugnar el proceso electoral, de forma que se repitieran las elecciones. Pero las fuentes consultadas por este diario aseguran que el Consejo Superior de Cámaras, un organismo independiente con el que se pretende coordinar la actividad de las trece entidades existentes en Cataluña, no tiene funciones asignadas sobre procesos electorales. Así que, si se pretendiera una impugnación efectiva debería presentarse un recurso ante la Generalitat o abrir un proceso contencioso-administrativo ante los tribunales ordinarios. Fuentes de ambas candidaturas admitían que no se había impugnado el proceso.

Durante las elecciones la lista de Tusquets obtuvo tres de los 40 asientos que se escogían por voto directo, mientras que Masià solo consiguió uno, quedando él mismo apeado del pleno. La candidatura independentista, en cambio, arrolló en las elecciones con 31 epígrafes que se votaban, logrando la mayoría absoluta necesaria para escoger al presidente y los vicepresidentes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >