Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau se postula para ser investida y repetir como alcaldesa de Barcelona

Los socialistas advierten de que no apoyarán a la regidora en funciones si no hay un acuerdo de gobierno previo

Ada Colau, tras conocer los resultados electorales del 26-M. En vídeo, declaraciones del número 2 de Barcelona en Comú, Joan Subirats. Vídeo: EFE

La alcaldesa de Barcelona en funciones, Ada Colau, dio este jueves el primer paso para revalidar su cargo. Los comunes saben que su futuro político depende de que su líder siga rigiendo la capital catalana, por lo que la coordinadora de Barcelona en Comú propuso esta noche que Colau presente su candidatura en el pleno del día 15 en que se constituirá la Corporación para ser investida. La iniciativa se someterá en la tarde de este viernes a votación en el plenario de la formación, órgano en el que participan varios cientos de militantes.

Para ser investida, Ada Colau necesita recabar la mayoría absoluta de los concejales (21 de 41). De no lograrlo, sería elegido regidor el republicano Ernest Maragall, quien ganó las municipales a los comunes por 4.800 votos, aunque empataron a 10 ediles. Los socialistas consiguieron ocho regidores, la lista del ex primer ministro francés Manuel Valls seis, Junts per Catalunya cinco y dos el Partido Popular.

Colau necesitaría para repetir en el cargo un acuerdo que le reportase los votos del PSC y al menos tres de la candidatura de Valls. Sin embargo, no está descartado por completo que termine alcanzando un acuerdo de gobierno con ERC.

La candidatura de Colau a la investidura pretende “seguir impulsando las políticas valientes iniciadas en 2015 para poner la ciudad en el centro y conseguir un gobierno estable capaz de superar los bloques”, afirmó Barcelona en Comú en un comunicado.

Maragall rechaza “regateos de poder”

C. S. BAQUERO

Ernest Maragall suspendió el pasado miércoles las negociaciones con los comunes hasta que no aclaren si prefieren pactar con Esquerra o bien con los socialistas y asumiendo los votos de Manuel Valls. Queda ahora la duda de cómo encajará ERC el paso dado por Colau. Este jueves, Maragall ya avisó a la alcaldesa de que será responsabilidad suya aceptar los votos de Valls. “Si el voto del señor Manuel Valls es el que decide, la responsabilidad será de quien lo acepte”, dijo en una entrevista a Telecinco.

El republicano calificó esas negociaciones de “regateos de poder”. La última oferta del republicano a la alcaldesa en funciones pasaba por un gobierno municipal con igual número de regidores, con Maragall como alcalde y un cargo de nueva creación para la líder de Barcelona en Comú “con las máximas atribuciones y representatividad”, algo como ser vicealcaldesa.

El texto recuerda que la formación ha iniciado conversaciones con ERC y con el PSC para conseguir un tripartito de izquierdas, “pese a constatar un estancamiento en la propuesta por vetos cruzados”, en alusión al rechazo tanto de los socialistas como de los independentistas a pactar entre sí. Desde la noche electoral, la apuesta de Colau es un pacto de izquierdas “amplio y estable” que sume el 60% de los votos y 28 concejales.

Barcelona en Comú deja entrever al final de su nota que maneja la posibilidad de llegar al pleno del 15 sin haber cerrado un pacto de gobierno. La propuesta de su coordinadora apunta que “no cerraría la puerta a seguir trabajando por un gobierno estable de fuerzas de izquierdas, tal y como la ciudadanía pidió en las elecciones generales”.

No sin un pacto

Al igual que las bases de los comunes fijaban este jueves su punto de partida, también lo hacía la federación del PSC de Barcelona. Jaume Collboni, su candidato a la alcaldía, recalcó que no dará sus ocho votos a Colau si no llegan a un acuerdo de gobierno antes del día 15. “Hoy por hoy, no hay nada hecho. No está siendo nada fácil y no se prevé que lo sea, pero por nosotros no quedará y trabajaremos hasta el último momento para conseguir un acuerdo antes de la investidura”, afirmó.

Los socialistas barceloneses aprobaron esta noche una resolución para encauzar las negociaciones que parte de la premisa de que negociarán exclusivamente con Barcelona en Comú —y con ningún otro partido— la formación de un gobierno. Su plan es armar un ejecutivo “paritario en la ciudad de Barcelona”, reza el texto, en referencia a la igualdad numérica entre ambas partes, que no de sexos. La exigencia del PSC no se corresponde con el resultado del 26-M. Los comunes obtuvieron 10 ediles y 156.157 votos mientras los socialistas lograron ocho y 138.748 papeletas.

Durante su intervención, Collboni insistió en que no apoyará una investidura de Colau si no se alcanza ese acuerdo de gobierno previo. El PSC no quiere que se repita de ninguna manera lo que sucedió en 2015, cuando sus ediles apoyaron “gratis” a la alcaldesa. Collboni apuntó que lo que proponen es “un tándem progresista por Barcelona y no subordinado al conflicto”, en referencia a la posibilidad de que la ciudad quede sometida a las demandas del procés.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información