Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Madrid de las mil batallas políticas

La negociación de los gobiernos solo es una tregua para las guerras internas pendientes de los partidos

Los candidatos del PSOE al Ayuntamiento y la Comunidad, Pepu Hernández y Ángel Gabilondo, tras conocer los resultados del 26M.
Los candidatos del PSOE al Ayuntamiento y la Comunidad, Pepu Hernández y Ángel Gabilondo, tras conocer los resultados del 26M.

La dura negociación de los pactos con la que los partidos intentan dirimir la presidencia de la Comunidad y el bastón de mando del Ayuntamiento ha provocado una tregua en los problemas internos de todas las formaciones. Sin embargo, a partir del día 15, cuando probablemente ya se haya decidido la composición de esos ejecutivos, se reavivarán unos conflictos que tienen un mínimo común denominador: la lucha por el poder. Este es el mapa de las batallas pendientes de las formaciones madrileñas, que arrancan la semana sabiendo que apenas tienen ya margen para acordar quién gobernará la capital y la región.

Partido Popular. ¿Quién sucede a Cristina Cifuentes? La dimisión de Cristina Cifuentes por el caso máster no descabezó solamente al gobierno de la Comunidad. También dejó sin presidenta al poderoso PP de Madrid, una de las maquinarias electorales más perfectas de España, que desde entonces es dirigido por una suerte de gestora comandada por Pío García Escudero y Juan Carlos Vera. Su voto favorable a que Isabel Díaz Ayuso fuera la candidata, en detrimento de Ángel Garrido, resume decenas de heridas abiertas por la confección de las listas municipales y autonómicas. Tras la salida de Cifuentes, Mariano Rajoy abogó por la bicefalia en Madrid, para dividir el poder: una persona al frente de la Comunidad, y otra al frente del partido. También diseñó una hoja de ruta bien clara: convocar un congreso en Madrid para elegir a un nuevo presidente del partido al poco de que se hubieran celebrado las elecciones municipales y autonómicas del 26 de mayo. Pero Rajoy ya no está. Y queda por saber cuál es el plan de Pablo Casado, el nuevo presidente nacional, y si Díaz Ayuso tiene interés por ganar peso orgánico.

Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida.
Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida.

Podemos. Nueva etapa tras Ramón Espinar. El salto de Íñigo Errejón de Podemos a Más Madrid causó un terremoto que se llevó por delante al secretario general regional de la formación de Pablo Iglesias, Ramón Espinar, que dimitió. Desde entonces, una gestora dirige a la formación en la Comunidad. No hay tiempos ni plazos que obliguen a iniciar el proceso para reconducir la situación hacia la normalidad, según fuentes del organismo. No obstante, Podemos inicia ahora un proceso de reorganización que definirá su porvenir en Madrid: con Isabel Serra como líder en la Asamblea, la formación morada estudia cómo reaccionar a la drástica reducción de su espacio electoral (de 27 a 7 diputados y de 591.697 votos a 179.046), que casi le cuesta no entrar en la Asamblea (apenas superó la barrera del 5% de los sufragios) y que, hasta ahora, le ha condenado a la irrelevancia en la negociación de los pactos. Serra no ha mostrado interés por la secretaría general regional, como tampoco lo han hecho su principal colaborador, Jacinto Morano, ni Jesús Santos, el hombre fuerte de Pablo Iglesias en la Comunidad.

Más Madrid. La herencia de Carmena. Tras ganar las elecciones municipales en la capital (sin poder gobernar) e irrumpir con 20 diputados en la Asamblea (sin ser decisivo), Más Madrid se enfrenta a un triple problema. La prevista marcha de Manuela Carmena le dejará sin su gran referente y abrirá el debate eternamente pospuesto sobre quién debe sucederle al frente del grupo municipal: ¿Marta Higueras? ¿Rita Maestre?... Al tiempo, Íñigo Errejón tienen que sentar las bases estructurales para que el partido no sea solo una herramienta de campaña, sino una formación con raíces y representantes en toda la región, que palie los déficits que pusieron al descubierto las elecciones del 26 de mayo. Solo en la capital, Carmena sumó 32.000 votos más que Errejón en toda la Comunidad. Finalmente, una vez solventados los pactos de gobierno, el líder tendrá que afrontar la decisión estratégica que marcará su futuro: si Más Madrid da el salto a la política nacional y se convierte en Más España.

PSOE. Una nueva agrupación. Los malos resultados obtenidos por el candidato socialista a la capital, José Vicente Pepu Hernández, que sumó 200.000 votos menos que el autonómico, Ángel Gabilondo, llevarán a crear una nueva agrupación del PSOE en Madrid capital. La dirección regional juzga que el problema es estructural, que debe solucionarse con ese cambio organizativo y no tiene que ver con el exseleccionador. Así, apunta a que también se registró una distancia parecida entre los dos aspirantes en 2015, cuando el candidato capitalino era Antonio Miguel Carmona. Sin embargo, hay críticas internas por la elección de un aspirante independiente y sin experiencia previa en política. Trabajo para el secretario general regional, José Manuel Franco, al que todos los grandes nombres del socialismo reconocieron durante la campaña el mérito de haber pacificado la siempre complicadísima federación madrileña.

Ciudadanos. ¿Con el PSOE o con el PP? La conclusión de los pactos gubernamentales solo contentará a una de las dos almas del partido, la de centro izquierda o la de centro derecha. El veto preventivo a Ángel Gabilondo (PSOE) ya ha abierto heridas entre algunos de los fundadores, y ha provocado críticas internas minoritarias. Y si el partido culmina su proyecto de gobernar la Comunidad y el Ayuntamiento con el PP, y apoyado por Vox, se incrementará las críticas del sector opositor, perdedor de todos los procesos de primarias frente al oficialista, pero muy explícito en su oposición a apuntalar a la derecha en detrimento de la izquierda. Como dijo Juan Carlos Bermejo, derrotado por 263 votos a 1277 en las primarias que le dieron a Ignacio Aguado la candidatura autonómica: “El pacto que prefiere Aguado es con un partido que durante más de dos décadas ha convertido la administración madrileña en una trama endogámica y clientelar”.

Vox. El reparto de papeles. Rocío Monasterio concentrará el liderazgo del partido en la Asamblea y a nivel orgánico en Madrid. Javier Ortega Smith, las actas de concejal y de diputado nacional. Esos dos datos muestran que Vox tiene hoy más votos que estructura, y más sufragios que representantes conocidos. La gran prueba de la legislatura para el partido de extrema derecha será asentarse en la región, construir equipos técnicos y políticos, y aprovechar el potencial que supone que en la Comunidad se radiquen la gran mayoría de sus afiliados de toda España. Más aún: con unas listas construidas con recién llegados a la política, exintegrantes del PP, y exmiembros de UPyD, el reto de la unidad interna y del discurso público concentrará gran parte de los primeros esfuerzos de Vox en la legislatura.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información