Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer paraíso fiscal de la historia, donde hasta los dioses pagaban aranceles

La Calòrica hace una sátira despiadada y divertida del neoliberalismo más agresivo en ‘Els ocells’, una versión del clásico de Aristòfanes, en la Beckett

Uno de los pájaros de 'Els ocells'.
Uno de los pájaros de 'Els ocells'.

Es como si en 2.500 años no hubiéramos aprendido nada. Aristófanes escribió Las aves en el 414 a. C. El dramaturgo Joan Yago y sus compañeros de La Calòrica la leyeron este año y vieron reflejada la sociedad actual: "El populismo neoliberal, más concretamente", dice Joan Yago, autor de esta versión que se puede ver hasta este domingo en la Sala Beckett. La obra original del creador de la comedia habla de un ciudadano de Atenas que, harto de la injerencia de la Administración en sus asuntos, deja el mundo de los humanos y convence las aves para crear una nueva civilización. "O sea, que el tio crea un paraíso fiscal. Nunca mejor dicho, porque lo hace allí arriba, en el cielo", puntualiza Yago.

"Comedia y democracia se crearon en la antigua Grecia con 50 años de diferencia y creo que hay una relación genética entre ellas", explica. La primera comedia la escribió Aristófanes, padre del género, antes del 415 a.C. y la democracia la había establecido en Atenas Pericles en el 461 a.C. Si pensamos que el teatro siempre ha sido un instrumento de crítica social, podemos decir que la comedia surgió, directamente, para hacer sátira del nuevo sistema de gobierno.

La sátira política es, precisamente, lo que ha caracterizado a esta compañía que se creó en 2010: desde Feísima enfermedad y muy triste muerte de la reina Isabel I, una tragicomedia grotesca sobre las ansias de poder, hasta Fairfly, sobre la burbuja de las startups, La Calòrica no ha dejado títere con cabeza, pasando por la prepotencia de Berlusconi (en L'editto bulgaro), por los abusos laborales (en Sobre el fenòmen de les feines de merda) o por la pérdida de referentes (en La nau dels bojos)... "El eje vertebral de nuestra obra es utilizar la comedia para hablar de verdades incómodas", dice el dramaturgo.

En este auténtico cabaret político que han montado en la Beckett, los pájaros somos el pueblo. "Y el neoliberal nos manipula", advierte Yago. ¿Nos suena? "Son empresarios que quieren siempre más pasta y se convierten en políticos. Nos hemos dado cuenta de cómo el sector privado vampiriza el público: las políticas neoliberales, en realidad, necesitan lo público... para privatizarlo. En la obra llegan a hacer pagar aranceles a los dioses".

Joan Yago: “Comedia y democracia sólo se traen 50 años, hay una relación genética entre ellas”

Con personajes inventados, seres de la mitología griega, gente de la Atenas de la época y alegorías como la misma Democracia o el Capitalismo, esta obra, cañera, loca y trepidante al ritmo de música techno, nos hace reír y nos hace pensar. "Hay un momento cartàrquico que es cuando el Capitalismo (que interpreta Xavi Francés) pide perdón al público y hace que nos pedimos perdón los unos a los otros", revela Yago. ¿Qué queda de realmente democrático en las democracias occidentales? "Democracia es una palabra que está a punto de perder su significado. La usan los poderosos para conducirnos hacia un sistema que denominan democrático pero que no lo es", denuncia.

El proceso de creación de Els ocells ha sido anómalo para la compañía. "Por primera vez hemos partido de un texto original que no es nuestro", explica quien firma una autoría que, en realidad, es colectiva. "Todos leímos la obra y sacamos conclusiones muy actuales. En el texto nuestro no hay ni una palabra de Aristòfanes, pero su obra está en el espíritu".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información