Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis momentos clave del debate

Los escraches a políticos, el cierre de “chiringuitos” como Cáritas y unas bolitas de árboles de Navidad se colaron el cara a cara decisivo

De izquierda a derecha, Rocío Monasterio (Vox), Íñigo Errejón (Más Madrid), Ignacio Aguado (Cs), Ángel Gabilondo (PSOE) e Isabel Serra (Unidas Podemos).
De izquierda a derecha, Rocío Monasterio (Vox), Íñigo Errejón (Más Madrid), Ignacio Aguado (Cs), Ángel Gabilondo (PSOE) e Isabel Serra (Unidas Podemos).

El cara a cara final de los candidatos a las elecciones autonómicas de este lunes sirvió, en palabras de Ángel Gabilondo, “para que se vea el alma” de los aspirantes a presidir la Comunidad. El formato permitió confrontar propuestas políticas, pero además fueron 90 minutos en los que los políticos pudieron expresarse como son y que dejaron momentos que también pueden definirles como personas.  

Cerrar “chiringuitos” como Cáritas y TeleMadrid. Vox ha insistido durante su campaña en su propuesta de retirar subvenciones a ONGs y asociaciones, que llama “chiringuitos”. Gabilondo, el candidato del PSOE, quiso saber si Rocío Monasterio metía en ese mismo saco a organizaciones como Cáritas o Save the Children, que trabajan con los más desfavorecidos. “Algunos de ellos sí, efectivamente”, contestó la representante de Vox. Monasterio aseguró que si llegase al Gobierno de la Comunidad, les harían una auditoría como a los demás, “para ver qué hacen con los recursos de los madrileños”. Su partido, afirmó, no discrimina como otros que, según ella, “por motivos ideológicos favorecen a unos y perjudican a otros”. En su plan de auditorías entraría también TeleMadrid. “Creo que tendríamos que cerrarla”, anticipó sobre la televisión pública madrileña. “No puede ser que nos cueste 80 millones que no tenemos”, justificó.

Infórmate al minuto de las elecciones

EL PAÍS Madrid ha preparado un seguimiento de la campaña electoral en varios formatos y plataformas: el podcast de campaña Menuda Papeleta, una newsletter diaria (registrate aquí para recibirla cada mañana hasta el día 27 de mayo) y, si usas Telegram, este canalpara seguir la actualidad política del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

Manifestaciones “prepolíticas”. “Las mujeres vamos a seguir avanzando y lo vamos a seguir haciendo en las calles como el 8 de marzo”, dijo Isabel Serra (Unidas Podemos), en dirección de la candidata de Vox. “Ustedes no representan a las mujeres”, le contestó Monasterio. Para Gabilondo, las posiciones que defiende Vox sobre la mujer son “prepolíticas”. El candidato socialista recordó que están hablando de cuestiones básicas que tienen que ver con derechos humanos.

Mala educación. “Usted con las manos blanditas no ha trabajado en su vida y no ha creado un empleo en su vida”, afeó Monasterio a Íñigo Errejón. El candidato de Más Madrid le respondió que la diferencia entre él y ellos, es que a él le gusta “España como está ahora” y a Vox, una “caricatura de país de hace 50 años”. Monasterio quiso interrumpirle, pero Errejón le pidió que no lo hiciese e intentó seguir. “Usted quiere los votos de los señoritos de Los Santos Inocentes”, continuó en referencia al libro de Miguel Delibes que retrata las relaciones entre terratenientes y campesinos. Las interrupciones de Monasterio no pararon. “Para ser usted de colegio privado está muy mal educada”, criticó Errejón. Entonces sí se hizo el silencio.

Una sorpresa bajo el brazo. Tanto Ignacio Aguado (Cs) como Ángel Gabilondo advirtieron sobre los socios que necesitaría cada bloque para formar Gobierno. “Si usted gobierna, los madrileños deben saber que viene con sorpresa”, dijo el candidato de la formación de Albert Rivera sobre la alianza que tendría que firmar el socialista con Errejón (Más Madrid) y Serra (Podemos). “¿Y con qué sorpresa viene usted de la mano? Esa sorpresa con la que viene quizás está sentada aquí”, respondió Gabilondo, señalando a Vox.

Escraches a políticos. Errejón (Más Madrid) pidió a Ignacio Aguado (Ciudadanos) que aclarase si pensaba pactar “con quienes quieren volver a meter en el armario” al colectivo LGTBI. “Si el señor Errejón quiere polarizar y buscar discursos extremos, puede preguntar a la señora Carmena, que está gobernando a día de hoy con su tercer teniente de alcalde, que tiene un póster de Lenin a su espalda en el despacho”, respondió el candidato de Ciudadanos, sin contestar a la pregunta de si pactaría o no con Vox. Aguado exhibió buena parte del debate un rollo de papel que le lanzaron este sábado en una protesta por un mitin sobre okupación que celebró en Lavapiés. Errejón terminó abordando el tema y afirmó que como políticos, “hay que dejar hablar a todo el mundo”. “A mí me ha pasado que Jiménez Losantos diga que si tiene una pistola y me ve por la calle, me dispararía”, dijo el candidato de Más Madrid. “Qué causalidad que cuando estamos hablando de educación pública, ahí sacamos el papelito”, añadió sobre el rollo de papel.

Bolitas de Navidad. Estaban en el bloque de Sanidad, una de las competencias clave de la Comunidad. Aguado afeó a Gabilondo que su grupo no apoyó el presupuesto que incluía un amento de 120 millones en la atención primaria. “El presupuesto no nos gusta”, respondió el candidato socialista, que de paso criticó que Ciudadanos ha hecho “política útil para el PP, y además se las atribuye”. “Usted está hablando de las bolitas que se cuelgan en los árboles de Navidad, y yo estoy hablando de los árboles”, añadió Gabilondo, y señaló que se trataba de abordar asuntos más profundos como la desigualdad.

La noche electoral provoca “mutaciones extraordinarias”

Hasta que no se conozcan los resultados del 26 de mayo no estarán claros los pactos electorales, porque no se sabrá si el bloque de izquierdas suma, o si lo hace el de derechas. Ángel Gabilondo (PSOE) lo ilustró cuando la prensa le pidió su valoración tras el debate, en el que Ignacio Aguado (Cs) explicitó de nuevo su veto a cualquier acuerdo con el aspirante socialista. La noche electoral provoca “unas mutuaciones extraordinarias”, ironizó Gabilondo.

“Yo recuerdo un partido que se acostó muy próximo a la ultraderecha y se levantó centrista”, dijo Gabilondo en referencia al giro del PP de Pablo Casado tras su fiasco en las elecciones generales.

El favorito en las encuestas insistió en que él no excluye “a nadie”. Sin embargo, frente a la posibilidad de que arrecien las presiones para que PSOE y Cs pacten si suman, advirtió: “Si para tener el poder tengo que confirmar un modelo que no me gusta, me traicionaría a mí mismo. Prefiero no gobernar si para gobernar tengo que hacer un modelo conservador como el del PP”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información