Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSEP BOU | CANDIDATO DEL PP A LA ALCALDÍA DE BARCELONA

“Sin su apellido, Maragall no estaría en ERC ni de broma”

El candidato popular al Ayuntamiento de Barcelona quiere "lograr que desaparezca el populismo y la ideología en beneficio del procés"

entrevista al candidato del PP a Barcelona, Josep Bou.

Josep Bou (Vic, 1955) es expresidente de Empresaris de Catalunya. Independiente y alcaldable del PP. El primer día de campaña subió a un andamio a apagar un incendio. Dice que es el tercero con el que se topa y admite que ha sido su mejor anuncio al mostrar su voluntad de servicio.

Pregunta. Dijo que si no saca un buen resultado no se quedará en el Ayuntamiento. ¿No es faltar al respeto a sus votantes?

Respuesta. El PP podía desaparecer y dije que si no iba a servir para nada me iría. Pero sabemos que tendremos entre dos y tres ediles. Hay camino. Incluso podemos ser capitales para tener un Ayuntamiento constitucionalista. Sin nosotros no sumarán.

P. Es muy difícil que sumen.

R. El pacto es con Collboni y Valls. Debemos entendernos. Tenemos que lograr que desaparezca el populismo y la ideología en beneficio del procés. Maragall quiere usar Barcelona como punta de lanza del independentismo.

P. ¿Por qué un empresario de éxito se mete ahora en política?

R. Coincidí con Pablo Casado y me pidió ayuda. Le puse trabas enormes: que no me afiliaría — ‘ni falta que hace’, me dijo— y que haría mi lista. El primer motivo fue barrar al separatismo. Es importante no perder Barcelona. Sería una animalada que Cataluña dejara de ser España. Un drama. Yo me iría. He hecho un máster de municipalismo. Se puede hacer una labor espectacular en el Ayuntamiento. Es fácil de llevar: hay que bajar el IBI y administrar bien. Los números salen. Gastar en el bien común y despolitizar.

P. No sé si Ada Colau estaría de acuerdo con que es fácil.

R. No sabe nada de economía ni de organizar. Es una incompetente. Y trabaja más bien poco. Dijo que podía construir 8.000 pisos y ha hecho 800 y entregado 600. Yo fijaría 300 euros de alquiler social. Con los 200 millones que se quiere gastar en el tranvía se podrían hacer muchas cosas.

P. Colau dice que faltan competencias en seguridad y vivienda.

R. No. Tiene 2.200 urbanos desmoralizados. Ha dejado desorden e inseguridad absoluta. En 2008 hubo 200.000 denuncias. Barcelona es la capital con más delitos de toda España. Han subido un 26% y los hurtos un 65%. Es responsable por omisión. Hay una razón psicológica: pensar que Barcelona es jauja. La gente, sobre todo de África o del Este, cree que puede poner la mantita en el suelo y dar la patada a la puerta sin que pase nada. Eso se tiene que acabar.

P. Manuel Valls dice que acabará con el top manta en 90 días.

R. No sé si es un chiste. Pero dejan una mala imagen y perjudican a los comercios. No soy partidario de expulsarlos: el Ayuntamiento tiene que tener corazón. Lo primero que hay que hacer es un censo de manteros, darles alojamiento y una salida laboral. Si no pueden ganarse la vida, se incorporarán 2.000 delincuentes a Barcelona. Me veo capaz de solucionar este problema.

P. Elogia el coche y apuesta por suprimir carriles-bicis. Se va a poner a los ciclistas en contra.

R. Sacaría más carriles de los que pondría pero no hay que tener fobia al coche. Hay un problema de contaminación y la clave es que no entren tantos. Hay que poner buses eléctricos. La Generalitat debe acabar la L-9 y la L-10 y no lo ha hecho. Se ha dedicado a gastar en el procés.

P. ¿No le hace la campaña a Ernest Maragall al alabar la Barcelona del 92? Estaba en ese equipo.

R. Ernest Maragall, poca cosa. Tiene el apellido. Pasqual era capaz. Le respeto porque tiene una edad. Y el otro día ¡conchu! Dos horas y media de pie allí [en el debate de BTV]. Me sabía hasta mal. Pero se llama Maragall. Si no se llamara así no estaría en ERC ni en broma. Para mí no es un problema pero en España, en política, con cierta edad desapareces. La gente se quema. ¿Estará cuatro años? Es de admirar que se quiera dedicar pero creo que es por su apellido, no por otra cosa.

P. ¿Cayetana Álvarez de Toledo le apoyará en la campaña?

R. No le he pedido que venga pero el PP tampoco. Ni pensaba. Se ha ido y le he perdido la pista. No tiene nada que ver con el municipalismo: quería ser jefe del grupo popular en el Congreso.

P. Lleva el pin del PP y Albiol esconde las siglas...

R. Es curioso: él es afiliado y yo no. Es un tema de lealtad. Seré leal al PP siempre y cuando el PP lo sea conmigo. Y me refiero a corrupción o alguien que me pueda manchar. El que lo haga se irá fuera. Lo finiquito. Si no, yo me marcho. Si hubiera una Liga de corrupción, el PSOE —alude al caso los ERE— la encabezaría; le seguirían Pujol y el PP.

P. Pidió la recentralización y el 155 cuando se presentó. ¿Se ha moderado?

R. Casado no hizo bien al hablar de aplicarlo ya. Hay cosas que asustan a la gente. No me gustó. No hay que mover nada hasta el fallo del Supremo. Y después, exigir al nacionalismo que cumpla la ley y mirar qué hacer en el marco constitucional. Y si no respeta la ley, aplicarla. Si no, en dos o tres lustros tendremos problemas mucho más graves.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información