Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EH Bildu se queda como la única formación que conmemora el fin de ETA

La coalición 'abertzale' se compromete a "seguir dando pasos" hacia la paz y la convivencia al cumplirse un año de la disolución de la banda terrorista

EH Bildu
Representantes de EH Bildu y EH Bai, este sábado en el Palacio de Miramar donostiarra. EFE

El 3 de mayo de 2018 ETA anunció su disolución como organización a través de un comunicado que hacía oficial “el desmantelamiento total del conjunto de sus estructuras” y “el final de su trayectoria y su actividad política”. Al día siguiente, en la localidad vascofrancesa de Cambo-les-Bains, se firmó la denominada Declaración de Arnaga, que daba la bienvenida a la decisión de ETA de disolverse para siempre y calificaba aquel paso de "momento histórico para toda Europa". Un año después, solo EH Bildu ha querido conmemorar ese "hito histórico". Ninguna otra formación política vasca ha organizado acto alguno por esta efeméride.

La coalición abertzale ha celebrado este sábado un acto en el Palacio de Miramar de San Sebastián, en el que Arnaldo Otegi, su coordinador general, y Anita Lopepe, de EH Bai, han leído una declaración en castellano, euskera y francés que marca el compromiso de esta formación de "renovar" su apuesta por "seguir dando pasos a favor de una convivencia democrática y la construcción de la paz".

El encuentro que certificó la desaparición de la banda armada reunió en 2018 en el caserón de Arnaga a representantes internacionales y unos 90 invitados de instituciones, partidos políticos, sindicatos y organismos vascos. En Cambo se juntaron Andoni Ortuzar y Arnaldo Otegi, los máximos representantes del PNV y EH Bildu, así como Arkaitz Rodríguez en nombre de Sortu y Pili Zabala, parlamentaria de Elkarrekin Podemos. El PP y el PSE-EE declinaron asistir al acto.

En el primer aniversario, EH Bildu se ha quedado solo. Ninguna otra formación ha decidido celebrarlo. Otegi ha aprovechado la ocasión para afirmar que la actuación política de los independentistas tiene dos objetivos: "el reconocimiento y reparación de todas las víctimas, y el trabajo por un futuro en el que nadie más sufra ningún daño por ninguna violencia de motivación política".

También ha lamentado que, un año después del final de ETA como organización terrorista, "todavía quedan importantes cuestiones por resolver", en referencia explícita a "la problemática de los ciudadanos vascos presos, exiliados y deportados". "Estos colectivos han dado pasos decididos para facilitar la resolución de sus situaciones", algo que Otegi ha calificado como "soluciones imaginativas". Sin embargo, ha criticado que la respuesta de España y Francia no ha estado a la altura. En el primer caso, ha dicho, se ha decidido "mantener la dispersión y el alejamiento" pese a los pasos, aunque "aislados e insuficientes" dados por el Gobierno de Pedro Sánchez. Y en cuanto al Estado francés, ha reconocido que se ha producido el acercamiento de presos etarras a cárceles próximas al País Vasco, pero "no de forma definitiva".

"Todos los presos deben ser acercados, se debe excarcelar a los enfermos y a quienes han cumplido sus condenas. Ese sería un verdadero paso significativo", ha señalado Otegi durante la lectura de la declaración.

El documento remarca que "a la sociedad vasca le asiste el derecho a conocer toda la verdad". "Satisfacer esta necesidad no hace sino favorecer la construcción de la paz. Proponemos gestionar la pluralidad vasca con responsabilidad, respeto y, entre todos, completar el mosaico de las memorias plurales", dice la declaración de EH Bildu y EH Bai.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >