Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA CON ENRIQUE LACALLE, PRESIDENTE DEL AUTOMOBILE BARCELONA

“El salón del automóvil de Barcelona es internacional. El local es el de Madrid”

El salón del Automóvil de Barcelona abre el jueves las puertas de su edición del centenario, con un récord de marcas

Enrique Lacalle, presidente del Salón del Automóvil de Barcelona.
Enrique Lacalle, presidente del Salón del Automóvil de Barcelona. EL PAÍS

Enrique Lacalle es el presidente del Automobile Barcelona desde su edición de 2001. El próximo jueves inaugurará la edición de su centenario, la más ambiciosa y la que tendrá más marcas de su historia: 44. Defiende que el salón contribuirá a mejorar la salud de un sector tocado por la caída de las ventas, continuada durante los últimos siete meses.

Pregunta. El sector del automóvil pasa por un momento de zozobra. Siete meses seguidos de caídas de ventas. Para las marcas parece que no sea el mejor momento para acudir a un salón.

Respuesta. Venimos de un 2018 en el que las matriculaciones crecieron un 7%. Hay que ver la botella medio llena. Si han caído en los últimos siete meses, el salón llega en un momento óptimo, porque vamos a ayudar a que aumenten las ventas. Hace dos años tuvimos unos 80.000 compromisos de venta durante la semana que duró el salón.

P. Pero los salones locales tienen más dificultades, ¿no?

R. Un salón local es el de Madrid. Barcelona está dentro de la OICA (la patronal mundial de fabricantes), por lo que es considerado un salón internacional. Somos uno de los cuatro grandes de Europa y probablemente seamos el salón más moderno del mundo. Y en la próxima edición tenemos 44 marcas, más que en el Salón de Ginebra (el principal de Europa). Estamos en un momento óptimo.

P. Las ayudas fiscales a la participación en el salón habrán contribuido a ese éxito.

P. No todas las marcas se han acogido a esas ayudas. Es curioso. Los fabricantes lo que quierren es vender, básicamente. Es cierto que les hemos apretado mucho por el centenario.

P. ¿El Automobile dónde se mira más, en el Salón de Ginebra o en el CES de Las Vegas (más vinculado a la electrónica)?

R. Yo particularmente prefiero el salón de coches tradicional, pero escucho a nuestros clientes. Pero creo que al ciudadano le tira ver los coches que se presentan, para tener la visión del coche que se puede pagar con su bolsillo y, a la vez, soñar con otros más caros. Al final, un salón de coches es un salón de ilusiones.

P. ¿El Automobile gana dinero en cada edición?

R. Sí. Nuestros ingresos vienen de los metros de exposición que comercializamos. Este año, ciertamente, ganaremos menos dinero que en 2017, porque al ser la edición del centenario hemos querido hacer una cosa muy especial y hemos invertido más. Tendremos un circuito para vehículos sin conductor, hacemos una exposición con 25 vehículos históricos, montamos un espectáculo interactivo a través la historia del automóvil...

P. Los grandes fabricantes van camino de convertirse en proveedores de movilidad, más que en meros fabricantes de coches. ¿Cómo les acompaña el Automobile?

R. Durante la celebración del salón aquí hay muchas convenciones y reuniones para hablar, básicamente, de la movilidad.

P. Una de las transformaciones del sector es la del coche compartido. Barcelona no participa y, en cambio, en Madrid, todas las compañías quieren estar. ¿Qué pueden hacer ustedes?

R. Nosotros somos feriantes; misiones imposibles no, por favor.

P. Ustedes son un agente más del sector.

R. Ayudamos a los fabricantes a mostrar lo que hacen y a vender, pero en la medida de lo posible intentamos no meternos en política. Hemos dado algún consejo, como que hay que sacar a los ciudadanos del lío de si pueden comprar un diésel o no, porque el coche que contamina de verdad es el que tiene más de diez años. Esa parte divulgativa estará en el salón. Desde las administraciones se ha demonizado al diésel.

P. ¿Usted se ha planteado dejar la presidencia del Automobile? ¿Esta será su última edición como presidente?

R. Lo decidiremos después. Ahora hay que disfrutar de esta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >