Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El motín de los Casuals en un juicio se salda con penas mínimas

Los abogados pactan con la Fiscalía el pago de una multa por los altercados del Palacio de Justicia de Barcelona

El motín que un grupo de Casuals -la facción más violenta de los Boixos Nois- protagonizó durante un juicio en el Palacio de Justicia de Barcelona se ha saldado con penas mínimas. Ricardo Mateo, líder histórico de este grupo que nació en las gradas del Camp Nou para convertirse, con el paso del tiempo, en una temida banda criminal, ha sido condenado al pago de multas de escasa cuantía por los delitos de atentado a la autoridad y desórdenes públicos. Otros radicales del FC Barcelona han sido sentenciados a penas similares.

Los hechos se remontan a 2013, durante el juicio que los Casuals -con Mateo a la cabeza- afrontaron por traficar con drogas, por propinar palizas por encargo y por extorsionar a dueños de discotecas de Barcelona para hacerse con la seguridad de sus locales. El tribunal acabó condenando a Mateo a casi 13 años de cárcel pese a que la Fiscalía solicitaba una pena de 120 años.

El 27 de mayo, en una de las últimas sesiones del juicio, algunos de los acusados interrumpieron la vista para protestar por el despliegue de los Mossos d'Esquadra, que consideraban excesivo. La presidenta ordenó su expulsión. Los 'casuals' reaccionaron entonces violentamente y, desde sus asientos, se revolvieron -algunos esposados- contra los agentes que los custodiaban. Hubo intercambio de agarrones y forcejeos que acabaron con algunos detenidos por los suelos. Cuatro agentes resultaron contusionados mientras trataban de mantenerles a raya. Fue una de las situaciones más graves ocurridas en una sala de vistas de la Audiencia de Barcelona.

La escena fue captada por las cámaras de vigilancia del Palacio de Justicia y sirvieron de prueba para iniciar un proceso penal contra los casuals que se ha prolongado hasta este miércoles. La Fiscalía pedía inicialmente penas de prisión que, en el caso de Ricardo Mateo y otros dos de sus compañeros, superaban los dos años de cárcel por desórdenes y atentado. Pero el paso del tiempo ha jugado en contra de los intereses de la Fiscalía, que se ha visto forzada a pactar un acuerdo a la baja al apreciar la atenuante de dilaciones indebidas en su máximo grado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >