Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En el Partido Popular no se han portado bien conmigo”

El exconcejal Íñigo Henríquez de Luna, vinculado al PP desde los orígenes del partido, habla sobre su abandono de la formación después de que le dijeran que no va en las listas porque no encaja en el nuevo proyecto de los populares

Henriquez de Luna
El exportavoz del PP Iñigo Henríquez de Luna en el pleno en el Ayuntamiento de Madrid, en una imagen de archivo. EFE

Las diferencias políticas y las discrepancias han quedado aparcadas respecto a la salida del concejal Íñigo Henríquez de Luna (Madrid, 54 años) de las listas del Partido Popular, que a propios y a extraños ha dejado de piedra. “No me lo esperaba ni en el peor de mis sueños”, reconoce el político, vinculado al PP desde sus orígenes y que hace dos días renunció a su acta y se borró de la formación. “Estoy en el partido por mis padres”, dice Henríquez de Luna, que se afilió a Alianza Popular en 1983. Su mujer y sus hijos también simpatizan —o simpatizaban— con las siglas. “En el PP hay mucha gente válida y entiendo que confeccionar una lista es difícil, pero me hubiese gustado que se me hubiese dicho de otra manera”, cuenta el exconcejal. “En el PP no se han portado bien conmigo”, añade.

Henríquez de Luna, que entró como edil en el Consistorio en el año 2000, se enteró el viernes pasado que no daba “el perfil en el nuevo PP”. Esas palabras son las que utilizó José Luis Martínez Almeida, candidato de los conservadores a la alcaldía de la capital: “Me dijo que no daba el perfil de renovación y que no tenía respaldo del partido”. Por ello, considera que esto es una “decisión conjunta [de Almeida y de Casado]”.

“En cualquier caso, Almeida ha decidido no pelear por mí”, continúa Henríquez de Luna, que fue número dos en las anteriores elecciones municipales, en 2015, cuando iba justo detrás de Esperanza Aguirre. Fue uno de sus más estrechos colaboradores, sobre todo en la última etapa de la lideresa —fue diputado regional y ejerció como portavoz de Aguirre en la Asamblea de Madrid entre 2011 y 2015—.

“Cuando Esperanza se fue, le dije a Almeida que si no me quería a su lado me lo dijera”, explica el exconcejal, “entonces me pidió que me quedara”. No sabe qué ha cambiado desde aquel momento. Quizás prefiere no decirlo. Tras pasarse el fin de semana reflexionando sobre la noticia de que saltaba de las listas, el pasado lunes decidió dejar su acta de edil y borrarse del partido. Ese mismo día se confirmó que Andrea Levy sería número dos de Almeida (aunque también va sexta para el Congreso). “Es una decisión coherente y responsable: no voy a estar dos meses cobrando de los madrileños sabiendo que la legislatura está acabada y que el partido está ya en modo de campaña”. “También lo he hecho por dignidad, que es algo que nadie te puede quitar”, apunta.

Aunque es evidente que está dolido, Henríquez de Luna no quiere criticar al partido: “Como no podía ser de otra manera, deseo mucha suerte a los candidatos”, dice. Prefiere no hablar sobre su futuro profesional o político. “Normalmente, vengo a Madrid para ver las procesiones, pero en esta ocasión me voy a pasar la Semana Santa en Sigüenza. Así podré estar con mi familia, que es lo que más me apetece. Ahora, a disfrutar de un poco de paz y de tranquilidad. Después, ya veremos”. ¿Seguirá votando al PP? Tras un breve silencio, Henríquez de Luna responde: “Con este panorama, se abren otras opciones”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información