Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pelotazo en la A-1: 9.000 viviendas desbloqueadas gracias a dos concejales díscolos de Ciudadanos

Alcobendas (PP) desatasca su gran proyecto urbanístico a dos meses de las elecciones

Entrada a una urbanización de Alcobendas, en una imagen de archivo.
Entrada a una urbanización de Alcobendas, en una imagen de archivo.

La sombra del pelotazo urbanístico planea sobre Alcobendas (Madrid) a menos de dos meses para las elecciones municipales. Dos de los tres concejales de Ciudadanos obviaron el viernes las órdenes de su partido para sumarse a los del PP e inclinar por 14 votos a 13 una votación que altera radicalmente el futuro del norte de Madrid.

La decisión de última hora ha sembrado dudas sobre las motivaciones de los concejales díscolos. Su voto favorable desbloquea una operación urbanística de impacto: la construcción de 9.000 viviendas en un área de más de dos millones de metros cuadrados cerca de la A-1, la autovía de Burgos. La suma de la Operación Chamartín y de Los Carriles, como se llama este nuevo desarrollo, concentrará en 10 kilómetros gran parte de la obra nueva que se va a construir en la región en los próximos años. Miguel Ángel Arranz, el nuevo cabeza de lista de Ciudadanos, procedente de UPyD, cree que el asunto “huele mal”.

EL PROYECTO DE DESARROLLO URBANÍSTICO DE ‘LOS CARRILES’

Fuente: Ayuntamiento de Alcobendas, OSM y elaboración propia.

Las características del proyecto

Se construirán 3.800 viviendas de protección oficial y 1.000 sociales, que representan el 45% del total de 8.600.

La operación afecta a los dos millones de metros cuadrados que unen Alcobendas con el monte de Valdelatas.

Las obras se ejecutarán en tres fases,empezando por la norte, donde se concentra la vivienda social. Si la Comunidad no pone trabas, esta parte podría estar completada en unos años. La final, en 2020, según el Consistorio.

“Hay que ver la trayectoria de los 27 concejales. 25 hemos mantenido de forma coherente nuestro voto en cinco votaciones en tres años. Dos han cambiado de opinión a medida que crecía la presión sobre ellos. Hay indicio de que hay algo personal”, argumenta Arranz sobre una operación que cuenta con un informe desfavorable de la Comunidad.

“Ni a mí ni a mi compañera nos ha comprado nadie”, replica el actual portavoz de Ciudadanos en Alcobendas, Horacio Rico, que fue quien inclinó la balanza en favor del PP con el apoyo de su compañera Ana Rojas. “Y quien me acuse de esas cosas, lo hablaremos en los tribunales”, advierte. “Aquí hace falta vivienda, hemos empujado para que la haya social, y queremos que esta sea en alquiler, no en venta”, sigue. “Creemos que es bueno para la ciudadanía, para nuestro pueblo, y por eso lo hemos hecho. Yo he votado en conciencia. Traición, ninguna”.

Ciudadanos no opina lo mismo y ya tramita un expediente disciplinario que con toda probabilidad acabará con la expulsión de Rico y Rojas, que en el momento de votar sabían que no iban a repetir en las listas del partido. Los concejales tenían orden expresa de no desatascar en el último suspiro un proyecto que el PP llevaba intentando aprobar, sin éxito, desde 2015. Ciudadanos argumenta que el Ayuntamiento no ha logrado convencer a la Comunidad de Madrid de que el proyecto es viable, pese a que comparten color político, y calcula que este núcleo urbano sumará 20.000 coches al tráfico en una zona de por si congestionada.

“Pero el cambio en el voto fue motivado por los cambios que se producen en el plan parcial”, contrapone Rico. “Se ha dividido en tres partes, cuando al principio era un ente único”, detalla el edil de Ciudadanos, que apunta también a la redistribución de la edificabilidad, al aumento de las zonas verdes y a la falta de razones claras por parte del partido para frenar el desarrollo. “Todos estos cambios los hemos conseguido desde Ciudadanos. El proyecto ya es un proyecto de Ciudadanos”. Y aventura: “[La razón por la que el partido se opone] Es política, cien por cien. Lo que se me dijo es: ‘Déjalo y lo aprobamos después de las elecciones’. Entonces estaremos en el Gobierno”.

La otra concejal que cambió el voto, Ana Rojas, no quiso hacer comentarios: “Confío plenamente en Horacio. Lo que él diga”.

Ciudadanos niega la versión de Rico. El plan parcial inicial se aprobó al final de la anterior legislatura, cuando el alcalde del PP, Ignacio García de Vinuesa, tenía mayoría. La perdió en las elecciones de 2015, por lo que necesitaba apoyos para aprobar el plan final. Según el PSOE, que el nombre de Vinuesa apareciera en un informe de la Guardia Civil en el que se asegura que el Ayuntamiento pagó las campañas de imagen del alcalde con fondos de un patronato cultural, según la Cadena SER, puede que lo precipitara todo.

“Tomar estas decisiones así al final no suena bien”, cree el portavoz socialista, Rafael Sánchez Acera. “Hace una semana se publicó que [presuntamente] malversó fondos públicos. Y lo siguiente que hizo es forzar la máquina para aprobar esto...”.

Sin embargo, el Ayuntamiento defiende la bondad del proyecto, que podría sumar 50.000 vecinos más a los 100.000 que viven ahora en Alcobendas. “Nuestra responsabilidad no es trabajar solo tres años y medio y dejar de trabajar los últimos seis meses porque haya elecciones”, justifica Ramón Cubián (PP), concejal delegado de Urbanismo. “Ha sido complicadísimo sacarlo adelante, básicamente porque se han incorporado todas las condiciones que se nos han pedido por la oposición”, añade. “Si lo comparamos con el desarrollo de Castellana Norte [la operación Chamartín], tenemos la mitad de edificabilidad por metro cuadrado, el doble de vivienda de protección y cinco veces más zonas verdes. Es un planteamiento que admite comparación con cualquier otro. Y no puede decirse que sea un plan del PP”, añade. Y se pregunta: “¿Pelotazo? Los metros cuadrados edificables aquí están fijados desde el PGOU, es un plan parcial que solo los distribuye: tienen los mismos que en origen los propietarios. El de 2009 lo redujo casi a la mitad con respecto a 2005”.

La Comunidad, en 2016: “No se considera viable”

La dirección regional de Ciudadanos basa su decisión de votar en contra de Los Carriles en un informe de la Comunidad de Madrid de 2016, que concluía: “La propuesta de ordenación que se informa no resulta congruente con la ordenación estructurante establecida por el Plan General. Por lo que la propuesta del plan parcial sector S-1 Los Carriles no se considera viable urbanísticamente”.

¿Significa eso que la Comunidad recurrirá contra el plan del Ayuntamiento, frenándolo? “Cuando nos den traslado del documento final aprobado por el Ayuntamiento se hará una comprobación de su contenido y el cumplimiento de los informes emitidos en su tramitación, momento en que se adopta la decisión correspondiente”, respondió una portavoz de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, dejando abierta la posibilidad del recurso. “Eso se hace en cumplimiento con la Ley del Suelo. En ese momento es cuando la Dirección General de Urbanismo hace la comprobación de su contenido. Si se detecta alguna ilegalidad, se desencadena su impugnación”.

“Si recurrieran, lo que pase será de nulo alcance para los vecinos”, apunta Ramón Cubián, concejal del Ayuntamiento de Alcobendas, que afirma que una sentencia del Tribunal Superior de Madrid valida los aspectos técnicos del plan que pone en cuestión el informe del Gobierno regional. “Parte del suelo a nombre del Ayuntamiento habría que ponerlo a nombre de la Comunidad”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información