Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OTRES COLUMNA i

El Mercurio Retrógrado

Lo bueno es que ya pasó. Lo malo es que no le puedo echar más la culpa a él sobre mis desgracias cotidianas de primer mundo

Sala de urgencias de un hospital.
Sala de urgencias de un hospital.

Lo bueno: Ya pasó el Mercurio Retrógrado.

Lo malo: Ya no le puedo echar más la culpa a él sobre mis desgracias cotidianas de primer mundo. Y qué mejor manera de celebrarlo que en el hospital desde las seis de la mañana, con dolores punzantes en el abdomen, numerosas entregas y conversaciones de WhatsApp llenas de dobles tics azules sin contestar. Resulta que tenía estrés, según el médico, que insistía en llamarme Jaime porque Chenta le resultaba demasiado complicado. Eso no resta que debería parar de tomarme neobrufen como reemplazo de la Coca-Cola cuando no he ido a hacer la compra durante un tiempo.

A lo que iba.

— "Todos estamos cansados. Estresados".

— "Pues tómate unas vacaciones", diría mi médico de cabecera, que además de capacitista, le da la espalda a la raíz del problema.

— "Ni hao, ni hao ma, soy Marcos y te voy a hacer un análisis de sangre. Esto va a ser rápido. Very quickly", me dijo un tal Marcos.

Parecía un personaje sacado de una película de Quentin Tarantino. Reí, le contesté en inglés por educación y me perdí en mis pensamientos. Esto ya lo decía Remedios Zafra en El Entusiasmo. Sobre los sujetos precarios en los trabajos culturales creativos, sobre cómo la vocación y el entusiasmo son instrumentalizados por un sistema que favorece la ansiedad, el conflicto y la dependencia en beneficio de la hiperproducción y la velocidad competitivas. Me acordé de la vez que, en clase de urbanismo, invitaron a una arquitecta antigua alumna de la universidad y nos comentó cómo era importante "Elegir un trabajo que nos gustase y así no tendríamos que trabajar ni un día de nuestra vida". Ojalá hubiera hablado sobre la precariedad, sobre cómo recurrimos al entusiasmo para soportar la hiperproducción, el estrés y la precariedad.

Escucho un pitido. En la pantalla colgada en la pared se ilumina mi número de referencia: MED 2398. Sala 14. Me levanto para hacer la radiografía y la puerta está cerrada. Le doy a la puerta y nadie contesta y vuelvo a mis pensamientos. Me viene a la mente la escena de la película de El Diablo se Viste de Prada en el que Emily Blunt hace de coasistenta de Miranda Prestley y se repite en silencio, como si de un mantra se tratara: "Me encanta mi trabajo. Me encanta mi trabajo".

De alguna forma u otra me siento afín al personaje de Emily Blunt. En la película ella está en el trabajo de sus sueños. Yo tengo el privilegio de poder hacer algo que a mí me gusta. "Un millón de chicas matarían por este puesto", repite a lo largo de la película.

A pesar de trabajar en la precariedad, el personaje de Emily tiene, como diría Remedios Zafra, el entusiasmo. El entusiasmo del reconocimiento, y del poder trabajar con una figura como Miranda Prestley, trabajar duro, con la esperanza de que un día asistirá a la semana de la moda de París, aunque en la película, acaba en un accidente de coche, Maldito Mercurio Retrógrado. Aunque haya pasado ya.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información