Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA i

Beethoven entre flores, morreos y abucheos

La performance de la Novena a cargo de la Agrupación Señor Serrano divide al público del Auditori

Novena Sinfonía de Beethoven con la OBC y Agrupación Señor Serrano en el Auditori.
Novena Sinfonía de Beethoven con la OBC y Agrupación Señor Serrano en el Auditori.

El Auditori ha conseguido algo tan insólito como acabar una obra de éxito seguro como la Novena de Beethoven con una estrepitosa mezcla de aplausos, vítores, silbidos, abucheos y gritos de indignación. Tras la serena lectura musical dirigida por Kazushi Ono, la perfomance de la Agrupación Señor Serrano, que no aporta nada relevante a tan grandiosa partitura, acabó irritando a buena parte del público al ilustrar el Himno de la Alegría con varias parejas y tríos de hombres y mujeres, grabadas en directo en un lateral del escenario mientras se daban el lote entre morreos y caricias.

Tras el rompedor e irreverente Kingdom, se esperaba más del nuevo trabajo de la Agrupación Señor Serrano. En su lenguaje escénico, el despliegue de maquetas, proyecciones y vídeos artesanos encuentra un aliado poderoso en las músicas de propia creación que animan sus espectáculos multimedia. Pero, ante la energía, el lirismo y la fuerza dramática de Beethoven, se han quedado en un discreto segundo plano, tras la orquesta, como meros ilustradores de una obra tan colosal que no necesita más relatos que la propia música.

Al frente de la OBC, Ono, absorto en la fuerza espiritual del sordo de Bonn, parecía vivir en un mundo ajeno mientras en una gran pantalla se proyectaban fotos, dibujos, semillas, flores y diversos objetos, en un relato visual que, bajo el titulo Garden Center Europa, ilustra la historia la Unión Europea como un jardin asediado por conflictos e intereses a punto de hundir un proyecto común que, pese a los peligros, acaba renaciendo.

Novena sinfonía, de Beethoven

Novena sinfonía, de Beethoven. Temporada OBC. Dramaturgia y dirección de escena: Agrupación Señor Serrano. Dirección musical: Kazuschi Ono. Auditori. Barcelona, 15 de marzo.

En los dos primeros movimientos acecha la monotonía; una simple proyección de detalles de célebres pinturas y fotos de personajes tan diversos como Charlie Rivel, Pau Casals, Maria Callas, Freud y Beckenbauer en una secuencia que se anima con políticos de ayer y de hoy. La selección, nada inocente, incluye a Hitler, Angela Merkel, Napoleón, Putin, Marine Le Pen, Theresa May, Santiago Abascal y Albert Rivera, entre otros.

En el Adagio brotó algo de la poesía visual de Birdie, uno de sus montajes más notables: una chica vestida con un chandal con los colores de la bandera europea, tumbada en un lecho de flores, protege en su mano una semilla. La transición al cuarto movimiento, con un vídeo mapping de luces proyectadas en la sala envuelta en humo, prometía un final a la altura de la espectacular Oda a la Alegría, pero todo quedó en agua de borrajas con la sucesión de parejas y tríos en pleno goce festivo sexual

El simplista y, a ratos, banal relato, con ínfulas de crítica política y social, agradó a unos e irritó a otros. No es fácil innovar el formato del concierto clásico y en esta ocasión, la aventura falla porque distrae, cuando no distorsiona, el disfrute de la música, perjudicando el buen hacer del cuarteto solista -la soprano Marta Mathéu, la mezzosoprano Lidia Vinyes-Curtis, el tenor David Alegret y el barítono Simon Neal, el Orfeó Català, el Cor de Cambra del Palau y la OBC.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >