Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Historias a ras del suelo

La librería Nakama exhibe 31 imágenes de Juan Mantilla que enfoca su objetivo a las aceras de Madrid

Una de las fotos de la exposición 'Siguiendo tus pasos'.
Una de las fotos de la exposición 'Siguiendo tus pasos'.

Cuando paseamos generalmente dirigimos la mirada hacia arriba: el cielo, la arquitectura de los edificios y esos letreros luminosos que inundan el centro de las ciudades. Hemos dejado de preocuparnos de lo que ocurre a nuestros pies. El suelo es un lugar invisible. El fotógrafo Juan Mantilla (Cantabria, 1955) redescubre ahora ese mundo olvidado con sus fotografías, que se pueden visitar gratis hasta el 14 de abril en la librería Nakama (calle de Pelayo, 22). El objetivo es bucear en la psicología de la gente a través de sus pasos, el calzado o la forma en la que caminan. Un relato de Madrid desde otra perspectiva.

El origen de Siguiendo tus pasos es bastante prosaico. Surgió por la necesidad del autor de mirar el asfalto para evitar las heces de los perros o tropezar con baldosas sueltas. No es la primera vez que Mantilla utiliza esta superficie como protagonista. En una exposición anterior, El cielo a tus pies, ya jugó con los reflejos que proyectaban los charcos. Esta nueva muestra es una exploración de la vida urbana a nivel del suelo. Para ello ha seleccionado 31 imágenes de entre los cientos de disparos que ha realizado en la última década de forma espontánea y aleatoria.

Las fotos están colgadas en las paredes de la librería, que apenas cuenta con 70 metros cuadrados. Tienen un tamaño reducido, 18x24 centímetros. Mantilla lo decidió así porque, como el espacio del local es limitado, de esa manera podía mostrar más instantáneas. Ya ha vendido siete reproducciones, a 50 euros cada una. Son imágenes de zapatos, medias y gente caminando en las que se usan sombras, desenfoques y se juega con el zoom de la cámara para dar sensación de movimiento. Las fotografías no tienen título. “La intención es que el espectador interprete libremente”.

Preservar la identidad

El autor cuenta que ha sido prudente a la hora de disparar su Canon Eos. “Había que tener cuidado para que la gente no se sintiera invadida. He procurado que no se viesen sus caras para preservar la identidad”. Mantilla, que trabaja como abogado, asegura que el día que no sale a la calle con la cámara se arrepiente. La herramienta es su mejor amiga desde que descubrió la fotografía a los 14 años. Tuvo que convencer a sus padres de que estaba preparado para usar la Zeiss Ikon que guardaban en un cajón y que había pertenecido a un tío fallecido prematuramente. Cuando le confiaron la máquina corrió hasta el muelle de Santander y comenzó a inmortalizar barcos, grúas y charcos. No ha parado desde entonces.

Nakama es una librería joven que abrió sus puertas en diciembre de 2015 en el barrio de Chueca. En sus vitrinas se pueden encontrar títulos de lo más diverso: literatura infantil, poesía o ensayo. Mantilla comenzó a frecuentar el local como cliente, pero pronto entabló amistad con sus propietarios, que le sugirieron la posibilidad de exponer. Así lo reconoce Rafael Soto, uno de sus dos socios: “Nuestra intención siempre fue apoyar a los artistas del barrio, darles oportunidades para visibilizar su trabajo. Esta obra ofrece una mirada diferente. No solo evoca, en ella también subyace una crítica política, como en la foto de los manteros”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >