Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los manteros de plaza Catalunya se distribuyen por toda la ciudad durante el MWC

El Ayuntamiento de Barcelona reconoce la dispersión en zonas como Joan de Borbó

El paseo de Joan de Borbó con decenas de manteros
El paseo de Joan de Borbó con decenas de manteros

Diez días después de la que la Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos, junto con los vigilantes de Metro y Renfe, expulsaran a los vendedores ambulantes ilegales del intercambiador de tren y metro de plaza Catalunya la infraestructura sigue sitiada por los agentes. El zoco que creaba problemas de seguridad se había cronificado en la estación pero los dos cuerpos no actuaron hasta una semana antes del Mobile World Congress (MWC). Los visitantes al congreso no topan con los manteros en el intercambiador pero los ambulantes, lejos de desaparecer, se han dispersado por la ciudad trasladando el problema a otras zonas.

Desde que el pasado 18 de febrero una operación policial conjunta expulsara a los manteros del intercambiador de plaza Catalunya de Barcelona los vendedores no han regresado, por el momento, a la zona debido a la presencia continua de agentes. Tras varios intentos infructuosos de volver a instalar el mercadillo ilegal, los manteros han desistido y han regresado a otras zonas en las que ya vendían otros de sus compañeros multiplicando, así, el número de manteros ocupando el espacio público.

Por un lado, la avenida Joan de Borbó es, a partir del mediodía, un auténtico mercadillo donde los manteros superan el centenar. Otras zonas donde se concentran es el Portal de la Pau, el Moll de la Fusta o la Rambla.

Fuentes municipales aseguran que el hecho de que los manteros se trasladen a otras zonas no “desvirtuaría” el objetivo buscado en el desalojo del intercambiador de plaza Catalunya. “El objetivo no era que desaparecieran de Barcelona sino asegurar el espacio de la estación ferroviaria. Además, cabe recordar que no por eso dejaremos de trabajar para buscar alternativas sociales al problema del top manta”, afirman.

El Consistorio asegura que trabajan para que en espacios como Joan de Borbó se puede abordar el problema “con todas las administraciones implicadas”.

La oposición en el Ayuntamiento de Barcelona forzó el pasado 13 de febrero al gobierno de BComú a abrir una investigación para esclarecer si dos educadoras sociales del Consistorio alertaron, a principios de enero, a los manteros de la zona de Colón y del intercambiador de la plaza Catalunya que la Guardia Urbana y los Mossos iban a protagonizar un operativo contra la venta ambulante.
El Consistorio descarta en todo momento que las trabajadoras conocieran la intervención de los agentes y se excusó asegurando que el grupo de cuatro empleadas públicas se dedican a recoger información de los vendedores ambulantes. Realizan un censo para constatar si los vendedores se encuentran en una situación irregular, su lugar residencia… También recogen quejas de los comerciantes y derivan a los manteros que se encuentra en una situación vulnerable hacia los servicios sociales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >