Vox engulle a Plataforma per Catalunya

El partido xenófobo, que alteró el municipalismo catalán, se disuelve y pide el voto para la formación de Abascal

Josep Anglada, en una imagen de archivo de 2012.
Josep Anglada, en una imagen de archivo de 2012.Álvaro García

Plataforma per Catalunya (PxC), la formación xenófoba que alteró el municipalismo catalán y estuvo a punto de irrumpir en el Parlament en 2010, culminó ayer su incesante declive. En un congreso en Mataró, el partido aprobó su disolución, se reconvirtió en una fundación y alentó a sus simpatizantes a pasarse a Vox. La formación de Santiago Abascal, con la que PxC comparte la demonización de la inmigración irregular, aspira a penetrar en la política catalana en las elecciones municipales de mayo.

“Los partidos políticos son herramientas para provocar ciertos cambios en la sociedad. Plataforma lo ha conseguido desde cierto punto”, dice Mònica Lora, secretaria general de PxC y concejal en el Ayuntamiento de Mataró, uno de los pocos municipios donde la ultraderecha conserva representación. Lora se jacta de que su formación fuese “pionera en abrir debates”, como la inmigración irregular, y se pone a disposición de Vox, con el que ha tratado de tender puentes en los últimos meses. El partido Abascal ha marcado distancias con PxC, aunque algunos de sus líderes en Cataluña, como el de L’Hospitalet de Llobregat, provienen de Plataforma.

Josep Anglada, que fundó PxC en 2001 en Vic, se declara “dolido” y “sorprendido” por la disolución. El exvicepresidente provincial de la ultraderechista Fuerza Nueva, que en el pasado visitaba el Valle de los Caídos, ataca con dureza a su antiguo partido, que en 2014 lo expulsó entre acusaciones de apropiaciones de fondos y divisiones ante el proceso independentista catalán. “Cuando mataron al padre de la criatura acabaron consigo mismos”, se despacha Anglada, que se ha mantenido como regidor independiente en Vic. Y arremete también contra Vox, que aboga por derogar el sistema autonómico: “No me puedo entender con cualquier persona o partido que desprenda un odio hacia Cataluña”.

Plataforma per Catalunya era hace pocos años un quebradero de cabeza para analistas políticos y sociales. Observaban atónitos el peligro —electoral y en la calle— de la retórica incendiaria y populista de PxC: con su discurso vociferante contra la inmigración a partir del simplista lema Primero los de casa; con vídeos en los que se acusaba a mujeres musulmanas de apropiarse de recursos públicos; o atizando la falsa amenaza de que los burkas invadirían Cataluña. También provocó protestas contra mezquitas en municipios como Salt o Premià de Mar. Todo giraba alrededor del personalismo de Anglada, envuelto en un sinfín de polémicas, como acusaciones de incitación al odio en sus panfletos y agresiones físicas.

La estrategia surtió efecto. Las elecciones municipales de 2011 fueron el momento álgido de PxC: multiplicó por cinco sus votos, hasta los 67.000, y se hizo con 67 concejales en 39 localidades, algunas insignias de la izquierda como L’Hospitalet o Santa Coloma de Gramenet. Un año antes, hizo temblar la política catalana cuando, por apenas 5.000 votos, no logró entrar en el Parlament tras sumar más de 75.000 apoyos (un 2,42% del total).

La influencia de Anglada

La irrupción de PxC forzó a los partidos tradicionales a girar a la derecha, en un efecto similar al causado por Vox ahora en parte del discurso de PP y Ciudadanos. En Vic, donde el partido de Anglada llegó a ser segunda fuerza, CiU adoptó parte de su mensaje de mano dura contra la inmigración. También lo hizo el PSC en Lleida. Y vincular sin pudor inmigración con delincuencia catapultó al PP a ganar en 2011 las elecciones municipales en Badalona de la mano de Xavier García Albiol.

Joan Serra, periodista del portal Nació Digital y autor de un libro sobre el PxC, sostiene que Anglada explotó un “cóctel” de malestar propiciado por la crisis económica y la llegada masiva de inmigrantes en sociedades urbanas conservadoras y ricas, como Vic. “Anglada es muy pobre intelectualmente, no es capaz de articular un discurso, pero tiene olfato y pisa la calle”, dice. “Del mismo modo que hizo crecer al partido, lo acabó destruyendo”.

Tras la convulsa salida del fundador, la formación de ultraderecha se desplomó en las municipales de 2015: perdió el 90% de su presencia y retuvo solo ocho concejales en cinco ciudades. Cuatro años después de aquella debacle municipal, los comicios de mayo calibrarán el estado de fuerza de la extrema derecha: si, pese a sus diferencias como partidos, el crepúsculo de PxC anticipa que Vox apenas tiene espacio en Cataluña o si la furia antiinmigración atrae de nuevo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción