Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Enric Pons, el dibujante a punto de ser desahuciado

Trabajó durante 30 años pintando fondos, maquetando y coloreando viñetas de otros en la editorial Bruguera

Enric Pons, en su domicilio de Barcelona.
Enric Pons, en su domicilio de Barcelona.

Enric Pons, el antiguo dibujante de la editorial Bruguera que a principios de año saltó a la luz pública al encontrarse a punto de ser desahuciado, falleció ayer en el hospital de Sant Pau. Pons acababa de cumplir 85 años y falleció debido a las complicaciones de una reciente operación intestinal.

El dibujante de Bruguera llevaba más de 75 años viviendo en un local del número 281 de la calle de Sardenya de Barcelona. Hace unos años que una nueva sociedad compró el inmueble y Pons, que cobraba una pensión de 618 euros, afrontaba mensualmente un alquiler de 541. Una situación límite que sorteó como pudo hasta que encontró a quien se ha convertido en su último aliado: el activista de los sin techo Lagarder Danciu. El pasado noviembre, Danciu ocupó, junto a otros activistas, el inmueble contiguo al local del dibujante, la antigua Casa de Cádiz de Barcelona. Allí, el conocido sin techo organizó un albergue autogestionado para cerca de treinta personas sin hogar. Lagarder pronto detectó que Pons tenía un problema y desde entonces la Casa de Cádiz se volcó en denunciar la situación del dibujante.

Pons trabajó durante 30 años pintando fondos, maquetando y coloreando viñetas de otros en la editorial Bruguera. En 1977 fue despedido e indemnizado y se reinventó como “maestro en tarot egipcio”. Tiró las cartas hasta que la crisis económica le dejó sin clientes.
Después de que Danciu hiciera pública la situación de Pons, decenas de personas se prestaron a ayudar al dibujante. Esta semana un anónimo le entregó un donativo de 10.000 euros. Pons cedió 5.000 a la Casa de Cádiz. El resto se utilizarán para cumplir su última voluntad: según comunicó ayer Danciu a EL PAÍS: “Las cenizas de Enric descansarán en la Gran Pirámide de Keops”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >