Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos vota a favor de no pactar con la extrema derecha en Barcelona

El pleno del Ayuntamiento aprueba una declaración impulsada por ERC que pide aislar a los ultras

Ada Colau, en el pleno de este viernes.
Ada Colau, en el pleno de este viernes.

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este viernes con los votos de todos los partidos salvo el PP una proposición impulsada por ERC en la que la ciudad de Barcelona se compromete a aislar a la extrema derecha y en contra de que los partidos del consistorio pacten acuerdos políticos con los partidos de extrema derecha. El texto contó con los votos de Ciudadanos, que en Andalucía ha formado gobierno con el PP gracias a los votos de Vox.

El concejal de Ciudadanos Koldo Blanco ha recibido críticas de todos los partidos por el acuerdo alcanzado por la formación naranja en Andalucía. Pero ha negado retieradamente haber pactado “con un partido ultra en Andalucía”. “Nosotros hemos pactado con el PP, no tenemos nada que ocultar”, ha manifestado. El concejal ha lamentado que el texto hable de aislar a la extrema derecha “pero no de la extrema izquierda, que puede ser igual de totalitaria” y ha reprochado al ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont que cuente con el apoyo de “ultras de Bélgica y Holanda”.

Los partidos del Consistorio barcelonés también han reprochado a Ciudadanos que su candidato a las municipales sea el ex primer ministro francés Manuel Valls: “El señor Valls no tiene nada que ver con Le Pen, es socialdemocrata”, ha respondido Blanco.

En la exposición del texto, la concejal de ERC Gemma Sendra ha defendido que Barcelona “reafirme el compromiso con los valores democráticos y el rechazo al discurso del odio, y el compromiso con la denuncia y aislar a la extrema derecha como han hecho Ciudadanos y el PP con Vox”.

Por parte del PP, también Alberto Fernández Díaz, ha reprochado a Puigdemont que “cuente con el apoyo de partidos europeos xenófobos” y ha rechazado también el apoyo de la CUP “un partido antidemocrático” a los gobiernos independentistas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >