Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ANC se enroca en la unilateralidad y pierde peso respecto a Òmnium

La entidad independentista, liderada por Elisenda Paluzie, sigue apostando por el choque con el Estado frente al posibilismo de la institución de Jordi Cuixart

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural empezaron juntas la carrera de la independencia unilateral, pero la han continuado separadas. El soberanismo moderado destaca que Òmnium ha leído mejor el momento actual. Analistas consultados por EL PAÍS remarcan el pragmatismo de Òmnium frente a la radicalidad de la ANC. Esta radicalidad pondría en cuestión el papel de casa común del independentismo que ha desempeñado la ANC durante el procés.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie y el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri.
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie y el vicepresidente de Òmnium, Marcel Mauri. PACO FREIRE

El plan de acción de la ANC para los años 2018 y 2019 establece que la unilateralidad todavía es la mejor opción para conseguir la independencia: “Una vez el gobierno, el parlamento y la ciudadanía estén alineados en el objetivo, hay que revalidar la declaración de independencia del parlamento y publicarla en el Diario Oficial, hacer una proclamación solemne de la República catalana ante el mundo y pedir el reconocimiento internacional”.

Òmnium, en cambio, ha realizado una moderación estratégica y ya no transmite mensajes como este de septiembre de 2017 de su presidente, Jordi Cuixart, pocas semanas antes de ser encarcelado: “Ganaremos la independencia porque al día siguiente del referéndum seremos capaces de blindar el resultado y actuar con sentido de estado ante el mundo entero. […]Desde Òmnium asumimos todas las responsabilidades colectivas e individuales que sean necesarias para defender la legitimidad democrática y las leyes que emanan del Parlamento de Cataluña, somos conscientes que ahora todo depende de nosotros”.

Gemma Ubasart es profesora de Ciencias Políticas, exdirigente de Podem y una de las caras visibles de la campaña de Òmnium Som el 80% a favor de la autodeterminación y contraria a las causas judiciales. Som el 80% es una de las iniciativas de Òmnium en las que han participado representantes del mundo de los Comunes. “En la ANC predomina la lógica unilateral y de enfrentamiento con el Estado. Òmnium está en otra fase, trabaja por un espacio más amplio, quiere establecer alianzas con partidos, que lleguen al PSC”, dice Ubasart.

Jordi Mercader, exdirector de comunicación de la presidencia de la Generalitat con Pasqual Maragall, descarta que Òmnium pueda atraer al PSC: “Al PSC, todo lo que sea Òmnium le cae al otro lado, ahora todo funciona por bandos”. Mercader confirma que detecta “más realismo en Òmnium, alejado del legitimismo de la ANC”, y coincide con Ubasart en que la ANC estaría moviéndose en las tesis de la Crida de Carles Puigdemont, mientras que Òmnium se acerca al “posibilismo” de ERC. Por eso Òmnium estaría creciendo más que la ANC en apoyos, según Mercader. Òmnium tenía a finales de 2017 cerca de 86.000 afiliados y hoy supera los 133.800 —un 56% más; la ANC tenía en 2017 cerca de 40.000 afiliados de pleno derecho, y ahora cuenta con 46.000 —un 15% más.

Marina Llansana, vicepresidenta de Òmnium, avisa que si la entidad no pone el acento en “el mandato del 1-O es porque en estos momentos no hay una estrategia desde la Generalitat para hacerlo; si hubiera una, se estudiaría y seguramente le daríamos apoyo”. Llansana confirma que el objetivo es poner el foco en el juicio “para demostrar que en España se vulneran derechos fundamentales”. Elisenda Paluzie, presidenta de la ANC, explicó el pasado jueves que “independientemente de si se pone más el acento en una cosa u otra, nunca se ha roto la coordinación con Òmnium y con los partidos”. Paluzie subrayó que las acciones de protesta durante el juicio serán unitarias con Òmnium, los CDR y los partidos. Llansana elogia la colaboración que mantienen con Paluzie, pero cree que se ha producido un cambio notable en la ANC: si esta antes daba apoyo a todas las fuerzas independentistas, ahora ha apadrinado unas candidaturas municipales que concurrirán contra ERC, PDeCAT y CUP.

“Òmnium ha leído mejor la situación que la ANC, los errores que se cometieron, han entendido mejor que Cataluña está peor”, afirma Josep Martí Blanch, exsecretario de Comunicación de la Generalitat durante los gobiernos de Artur Mas. Martí apunta que uno de los errores que habría cometido el independentismo fue “caer en el cooperativismo entre las entidades de activismo social y los poderes políticos”. Martí se refiere sobre todo a los meses de 2017 del llamado "gobierno en la sombra", formado por los presidentes de la ANC, de Òmnium, el presidente y el vicepresidente de la Generalitat y los líderes parlamentarios del PDeCAT y ERC.

Martí destaca que la fracasada revuelta contra el consejo de ministros del pasado diciembre en Barcelona demostraría que la mayoría social no es partidaria “de un escenario de desbordamiento que fuerce al Estado a negociar”. “Todo lo que sea ondear una república que no existe, una legitimidad que ahora no existe, va en contra de la imagen internacional y de mucha gente soberanista. Esto Òmnium lo ve perfectamente”, concluye Martí.

Espejo de contradicciones

Toni Aira, exjefe de prensa del PDeCAT, opina que la ANC y Òmnium son “un reflejo de la división de criterios del independentismo. Nunca hubo unidad, sí coordinación”. “Las tensiones internas se ven más en la ANC”, valora Aira, y añade que las críticas a la ANC pueden ser injustas porque la entidad se mantiene fiel a lo que siempre ha defendido: “La ANC es un espejo en el que algunos ven sus contradicciones. Algunos de sus detractores, sobre todo en ERC, eran sus más acérrimos defensores”.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información