Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Ertzaintza investiga “indicios de criminalidad” en la muerte de una niña de nueve años en Bilbao

La menor yacía muerta junto a su madre, que se encontraba en parada cardiorrespiratoria y se recupera en el hospital

Portal de la calle George Steer en el que vivía la niña de nueve años a la que su hermana econtró muerta.
Portal de la calle George Steer en el que vivía la niña de nueve años a la que su hermana econtró muerta.

La Ertzaintza ve "indicios de criminalidad" en la escena que sus agentes se encontraron este miércoles por la noche en una vivienda del barrio de Atxuri, en Bilbao. La llamada de una mujer, horrorizada, les avisó de que en su domicilio yacían en el suelo su hermana y su madre, aparentemente sin vida. Quien llamó era la hermana mayor de la niña de nueve años, Kiara, que no logró ser reanimada. La madre de ambas, Ada, que se encontraba en parada cardiorrespiratoria, sí superó la crisis y se recupera en un hospital de la capital vizcaína. Esta mujer vivía con la niña pequeña y una nieta en el domicilio de la calle George Steer, en el barrio bilbaino de Atxuri.

Las primeras informaciones indican que madre e hija estaban abrazadas e inconscientes cuando llegaron los servicios de emergencia. La menor no tenía signos de violencia, pero su madre, según las primeras informaciones, sí. Los agentes de la Ertzaintza que acudieron al lugar de los hechos, y que se han hecho cargo de la investigación, intentan esclarecer las circunstancias que rodeaban a la familia para determinar si, como parece, no hubo una tercera persona implicada. Al tratarse de una fase embrionaria de la investigación, la Ertzaintza no descarta ninguna hipótesis, incluso la de que se trate de un crimen en el entorno de la propia familia, o de que la madre intentara quitarse la vida tras intoxicar o encontrarse intoxicada a Kiara.

La policía científica ha encontrado una nota en el domicilio de Ada que guarda relación con los sucesos investigados, pero no ha trascendido, de momento, su contenido, o si se trataba de una nota de despedida, lo que avalaría la tesis del homicidio y posterior intento de suicidio. Algunos vecinos han coincidido este jueves en que "daba la impresión" de que la madre de la niña estaba "deprimida" porque los medicamentos que tomaba para alguna dolencia que sufría no le quitaban los dolores. "Pero quería muchísimo a sus hijas, jugaba todo el rato con la pequeña, y todos los días la llevaba al colegio", ha dicho una vecina de su mismo portal. Otro vecino ha apuntado que fue intervenida de obesidad mórbida hace algunos meses y desde entonces sufría altibajos.

"La Ertzaintza investiga la muerte de la niña como un homicidio", aseguraban poco después del mediodía de este jueves desde Interior. El testimonio de la madre, que se encuentra en estado crítico, será determinante para esclarecer los hechos, pero también la autopsia de la pequeña, que podrá determinar si fue obligada a ingerir algún producto que le causara la muerte. La muerte puede haber sido causada por una intoxicación.

La alerta saltó minutos antes de las diez de la noche, según informa el Departamento vasco de Seguridad, cuando la hermana mayor alertó a la policía. Tanto la niña como la madre fueron atendidas por sanitarios de Sos-Deiak. Los servicios sanitarios solo pudieron confirmar el fallecimiento de la menor.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >