Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estadio Vicente Calderón ya tiene licencia para su demolición

El Ayuntamiento desoye a las asociaciones de vecinos y padres de alumnos que pidieron que el derrumbe no se realizase durante el periodo escolar

Los terrenos de la operación Mahou-Calderón.
Los terrenos de la operación Mahou-Calderón.

El Ayuntamiento ha aprobado este jueves la licencia que los dueños del estadio Vicente Calderón, antigua sede del Atlético de Madrid, puedan proceder a su derribo. Las asociaciones de padres y madres de alumnos de los centros escolares cercanos y las asociaciones vecinales de la zona, con el apoyo de la FRAVM y la FAPA Giner de los Ríos, solicitaron al Ayuntamiento que las obras de derribo no se realizasen durante el periodo escolar. "Somos conscientes de que las obras generan molestias", ha reconocido la portavoz municipal, Rita Maestre, en rueda de prensa tras la junta de Gobierno, pero ha desviado la responsabilidad de fijar cuándo se producirá el derribo a los propietarios, la Junta de Compensación del Área de Planeamiento Específico 02.27 "Nuevo Mahou Calderón".

La demolición se hará en dos partes. Primero, se tirará todo el estadio excepto las gradas que pasan por encima de la M-30. Después, se desviará el tráfico por la zona demolida para completar el derribo. En esta primera fase del proyecto de urbanización, que tiene un presupuesto de 22.469.248 millones, se desplegarán los viarios comprendidos entre el paseo de Pontones, paseo Imperial y paseo de los Melancólicos.

El proyecto completo comprende una superficie de 193.804 metros cuadrados y tiene un presupuesto de 42.223.194 euros que se ejecutarán en 34 meses. La zona de construcción se divide en dos áreas, una para uso residencial y terciario y otra para calles, zonas verdes y equipamientos básicos. De los 33.339 metros2 previstos para viviendas (con edificabilidad de 132.344 metros2), un 11% se destinará a vivienda de protección pública. 

Nuevo parque en el río

En la etapa 2 de las obras se reordenará el paseo de los Melancólicos y la calle Luis de Tovar, con un coste de 7.704.702 euros. En la última fase, con 120049.243, se ejecutará un nuevo parque en el río Manzanares. Antes, el Ayuntamiento asumirá las obras para cubrir ese tramo de la M-30.

Los Ampas y asociaciones vecinales se dirigieron el pasado 1 de noviembre al Ayuntamiento y le pidieron que garantizasen que las obras de demolición no se harían en periodo escolar. "Estamos convencidos de que durante el período lectivo se superarán los niveles sonoros reglados", señalaron, y añadieron que "la emisión de partículas en suspensión durante la demolición del estadio estará por encima de los límites marcados por la legislación".

Los vecinos recordaron el compromiso público del concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, de que las obras se harían fuera del calendario escolar. "Si la licencia no estuviera tramitada antes de este verano, que yo creo que sí es viable en plazos, tendremos que esperar al verano de 2019", dijo Calvo el pasado mes de febrero. En nombre del Gobierno, la portavoz Rita Maestre ha descargado ahora sin embargo la responsabilidad en los propietarios.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información