Liñares se declara “víctima” de la juez Pilar de Lara

"Me considero inocente. Si se celebra juicio no habría problema para demostrarlo, pero habrá que ver si se celebra", avisa tras el expediente disciplinario abierto a la juez el expresidente de la Confederación Miño-Sil, eje de la Operación Pokémon

Fernández Liñares saliendo de la cárcel en 2013.
Fernández Liñares saliendo de la cárcel en 2013.EFE

El vértice y principal investigado de la macrocausa Pokémon, el exconcejal en Lugo y expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, Francisco Fernández Liñares, ha afirmado hoy que se ve como una “víctima” de la juez Pilar de Lara, que lleva esta investigación en el juzgado de Instrucción número 1 de la ciudad. A pesar de todos los informes de la investigación que lo sitúan en el epicentro de la trama y de que la fiscalía ha pedido para él cinco años de prisión, Liñares proclama ahora su inocencia: "Yo mantengo, considero, que soy inocente. Si se celebra juicio no habría problema para demostrarlo, pero habrá que ver si se celebra”, ha advertido en declaraciones a Radio Lugo-Cadena Ser. La semana pasada se conoció el expediente disciplinario abierto por el Consejo General del Poder Judicial a la magistrada, y el expolítico socialista asegura que anímicamente él se encuentra “perfectamente": "me siento en una situación inmejorable”, ha dicho el que fue mano derecha del exalcalde Xosé López Orozco.

La juez Pilar de Lara, que instruye la Pokémon entre otras macro operaciones, está pendiente de que se resuelva una acción disciplinaria abierta por el Consejo General del Poder Judicial, que se inicia por la supuesta comisión de una falta prevista en los artículos 417.9, 418.11 y 419.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que tiene que ver con “la desatención o retrasos injustificados en la instrucción de causas penales”. En el arranque de la operación Pokémon, sobre adjudicaciones irregulares a cambio de mordidas, en 2012 la magistrada detuvo y encarceló a Liñares acusado de varios delitos, entre otros, cohecho y tráfico de influencias. Se le atribuye haber tejido una “red de intereses económicos”, para su propio provecho.

La acción disciplinaria abierta a Pilar de Lara, al exconcejal no le sorprende. “A mi modesto entender, y sin querer meterme en grandes investigaciones, yo considero desde hace varios años que esto estaba más o menos anunciado, por la forma de instruir y la forma de trabajar. Comparando el trabajo riguroso que hace la justicia, aunque éste no es buen momento en España para la credibilidad judicial que creo que son casos puntuales las últimas sentencias de las altas magistraturas, yo creo que no debía de afectar a la imagen general de la justicia. Opino que tenemos un sistema judicial bueno, pero las personas de la justicia son humanas y pueden cometer algún error”, sentencia.

Liñares ha incidido finalmente, sobre el expediente a la jueza, que él “hace varios años” imaginaba este desenlace. “Creo que esto era un final que se veía venir”, comenta. Interpelado sobre si se considera una víctima de Pilar de Lara, responde que “evidentemente sí”, para, a renglón seguido, mantener que es “absolutamente inocente”. “Si llegara a celebrarse el juicio lo demostraríamos sin grandes complicaciones. Distinto es lo que salió en los medios de comunicación [haciéndose eco del sumario] en algún momento, en aras de la libertad de expresión que tienen los medios; y faltaría más. Pero yo mantengo, sigo considerando que soy inocente. Si se celebra juicio no habría problema para demostrarlo, pero habrá que ver si se celebra”, avisa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS