Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una hebilla de cinturón con forma de granada provoca el desalojo de las estaciones de Sants y Atocha

Adif abre una investigación para saber por qué los vigilantes de Prosegur permitieron que la maleta pasase los controles

La hebilla en forma de granada encontrada en la maleta.

Un fallo de seguridad ha provocado a primera hora de este miércoles desalojos y la interrupción de la circulación de parte de los trenes en las estaciones de Sants en Barcelona y Atocha en Madrid. Una mujer ha pasado el control de seguridad de la estación de la ciudad de Barcelona con una maleta sospechosa. En su equipaje, la pasajera llevaba un objeto similar a una granada de mano que ha terminado siendo la hebilla de un cinturón. A las 10.23, la Policía Nacional ha confirmado a través de Twitter que todo había sido una "falsa alarma" y que ya se había desmontado el dispositivo policial.

Adif, la responsable de las infraestructuras ferroviarias y la contratadora de Prosegur, la empresa de seguridad privada en Sants, ha abierto una investigación para aclarar por qué los vigilantes han permitido pasar la maleta sospechosa. La imagen del escáner muestra claramente la forma de una granada de mano, y diversos cables a su alrededor. "Se ahondará en las circunstancias, para saber por qué ha ocurrido, y se revisarán los protocolos si hace falta", ha explicado un portavoz de Adif. Los Mossos investigan también la actuación de Adif y Prosegur y han informado al juzgado de guardia de Barcelona de lo sucedido.

La policía catalana considera que Adif y Prosegur son los responsables y han pedido ya una reunión urgente con el gestor de la infraestructura para que "expliquen por qué han tardado el tiempo que han tardado en avisar", ha lamentado en rueda de prensa el comisario de los Mossos Joan Carles Molinero. El jefe de la división de Transporte de la policía catalana ha asegurado, sin embargo, que los protocolos existentes son "suficientes" y de haberse aplicado debidamente, se habría detectado la maleta. 

En un primer momento, los responsables de seguridad de la estación de Sants han permitido que la mujer siguiese hacia su destino y tomase el AVE en dirección a Madrid, pero tras revisar las imágenes, han tenido dudas y han avisado a los Mossos para que parasen a la pasajera. Pero lo han hecho media hora después de que cruzase el detector de equipajes: la mujer ha tomado el AVE de las 7.40 y Prosegur ha avisado a Mossos a las 8.03. Inicialmente, la policía catalana ha desalojado los trenes de las vías 3 y 4, activado a los artificieros (Tedax) y a la policía canina, pero la mujer ya había partido.  

La mujer con la maleta sospechosa, tras pasar el escáner.
La mujer con la maleta sospechosa, tras pasar el escáner.

Al comprobarlo, los Mossos han avisado a la Guardia Civil y a la Policía Nacional, que ha retenido a la mujer "en mitad del trayecto". Mientras tanto, en Madrid han comenzado a producirse "desalojos preventivos", según fuentes policiales. El tren debía llegar a la estación madrileña a las 10.15, pero minutos antes, por orden de la Policía Nacional, el personal de Adif ha evacuado a los ciudadanos que se encontraban en la estación.

Al llegar a Atocha, los agentes han detenido el tren y han revisado la maleta sospechosa. En su interior, han encontrado la hebilla de un cinturón con la forma exacta de una granada de mano, según fuentes policiales. En la estación madrileña, numerosas personas salían a paso rápido de las distintas puertas a partir de las 10.00. Más tarde, los trenes comenzaron a llegar, aunque en un primer momento no admitían viajeros.

Una portavoz de Renfe explicó que el desalojo se debió a órdenes directas de la policía. A las once de la mañana, la circulación en ambas estaciones ha sido restablecida. La falsa alarma ha generado momentos de gran confusión en ambas estaciones, ha congestionado el tráfico y generado alarma de casi tres horas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >