Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué sube el IBI si el Ayuntamiento no lo ha elevado

El tipo del gravamen se mantiene en el 0,51% pero el alza fijada en 2012 incrementa el impuesto todos los años

“Este año se va a pagar más IBI (impuesto sobre bienes inmuebles) que en toda la historia de Madrid; si Podemos sigue gobernando, el año que viene se pagará más”, afirmó esté miércoles Begoña Villacís, portavoz del grupo municipal de Ciudadanos ante la prensa. “La voracidad recaudatoria de este Ayuntamiento no tiene freno”, añadió. “El IBI en Madrid no está en máximos históricos, sencillamente no es cierto”, respondió Rita Maestre en nombre del equipo de Gobierno. Por paradójico que parezca, ambas tienen razón, según qué se entienda por IBI. Los madrileños pagarán más este año porque el recibo sube de media un 5,1% (hasta el 8,1% en el Centro), pero el tipo del gravamen se mantiene en el 0,51% y es más bajo que en 2015.

“Lo que sucede es que en 2011 se hizo una revisión catastral que se aplica de forma escalonada y no puede no aplicarse”, explicó Maestre. No miente, pero le faltan matices para ser veraz.

El IBI es un porcentaje que fija el Ayuntamiento sobre el valor catastral del inmueble. Ese porcentaje puede ir del 0,4 al 1,10% y en algunas ciudades como Madrid, hasta el 1,3%. Con el PP el tipo estaba en el 0,58%. En 2015 bajó al 0,54% y en 2016, se fijó en el 0,51%. Así sigue para 2018 y 2019.

El Catastro, que depende del Ministerio de Hacienda, es quien establece el valor de las viviendas sobre el que se aplica el gravamen. Se revisa periódicamente en los marcos que establece la ley, pero también a demanda de los ayuntamientos. Siendo alcalde Alberto Ruiz Gallardón se realizó una revisión general, esa a la que se refería Maestre. El resultado fue un incremento del 74% del recibo del IBI, que se decidió hacer escalonadamente hasta 2021. Por eso, el impuesto sube todos los años. En 2016 el Gobierno de Manuela Carmena hizo uso de su potestad y pidió una revisión parcial de los valores catastrales de 22 barrios en Carabanchel, Puente de Vallecas y Villaverde, que supuso una rebaja de entre el 20 y el 40% del recibo de 370.891 inmuebles. En los ejercicios 2016 y 2017 la Corporación local también impulsó una regularización catastral para determinar diferencias entre la realidad inmobiliaria comprobada y la declarada.

El Ayuntamiento puede solitar revisiones en más distritos y tiene margen para rebajar el tipo hasta el 0,4%, como acordó el pleno en 2015, pero rechaza hacerlo. “La regla de gasto [que impone el Ministerio de Hacienda] hace que cualquier bajada de impuestos te baje automáticamente el techo de gasto”, argumenta Jorge García Castaño, concejal de Economía y Hacienda. “Esta es con diferencia la legislatura en la que menos ha subido la recaudación”, añade.

García Castaño insiste en que “lo que ingresa por tasas e impuestos el Ayuntamiento de Madrid es prácticamente lo mismo que en 2014”. La diferencia entre 2014 y lo previsto para 2019 serán 23,7 millones más, en un presupuesto de casi 5.000 millones. “Si a eso le aplicas la inflación y la subida de población, lo que queda es que en términos nominales sube casi nada y en términos reales, baja”. Fuentes de la Agencia Tributaria de Madrid confirman que, excepto las tasas para vehículos de lujo, los tributos no se han incrementado aunque la recaudación pueda crecer ligeramente por los factores que señala Castaño y la reactivación inmobiliaria.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información