Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PP

Casado advierte del riesgo de que el voto a Vox acabe dispersando el apoyo a la derecha

El diputado Alejandro Fernández se perfila para suceder a Albiol al frente del PP

Xavier García Albiol y Pablo Casado este lunes en Barcelona.

Pablo Casado, presidente del Partido Popular, ha advertido esta mañana de que un eventual apoyo electoral a Vox, que este domingo reunió a 10.000 personas en un mitin en Madrid, puede acabar perjudicando a los intereses del centroderecha. Según él, la ley d'Hondt que aplica la normativa electoral para la distribución de escaños puede terminar beneficiando a "los batasunos y podemitas". En una conferencia de prensa en Barcelona, justo antes de presidir la junta del PP catalán, Casado ha señalado que por "el bien de España" sería bueno concentrar "esfuerzos" para que no se vuelva a repetir "el día de la marmota" y su partido se quede sin la mayoría absoluta.

En su intervención, Casado, que ha acudido hoy en Barcelona al funeral de Montserrat Caballé, ha señalado que su objetivo es ir a las elecciones cuanto antes para que venza "el centroderecha" y ha hecho un quiebro cuando se le ha planteado si estaría dispuesto a absorber a la militancia de Vox, después de las declaraciones de José María Aznar abogando por la reunificación. "Para intentar liderar un espacio es importante que uno no se mueva de sitio. Yo aspiro a liderar el centroderecha", ha insistido. Tras el mitin de Vox, Casado ha dicho que tiene una "excelente relación" con su presidente y fundador y que respeta y "comparte" algunos de sus principios. No obstante, se ha distanciado del partido de extrema derecha cuando, por ejemplo, pretende abolir al Estado de las autonomías. "Para mí ha sido un éxito", ha dicho, sin bien ha matizado que le gustaría que la Administración del Estado recuperara las competencias de educación, sanidad y prisiones. No ha contestado si también suprimiría la ley de la violencia de género.

El Partido Popular en Cataluña ha celebrado una junta directiva para consumar el relevo de Xavier García Albiol al frente del partido y preparar su sucesión en un congreso extraordinario que se realizará en un solo día, el 10 de noviembre. Casado ha señalado que su prioridad es que, de nuevo de la mano de Albiol, el PP pueda recuperar la alcaldía de Badalona y "volver a gobernar" en Barcelona. No lo ha hecho nunca, pero aludía a la posibilidad de que los socialistas recuperen el consistorio de la capital catalana como fuerza constitucionalista. El diputado Alejandro Fernández ya ha anunciado esta tarde su candidatura y, por ahora, se perfila como el problable sustituto de Albiol.

El PP catalán celebrará un congreso el 10 de noviembre para consumar el relevo de Albiol

Pese a admitir que la situación de Cataluña no es equiparable a la de los años de plomo en el País Vasco, Casado ha establecido un paralelismo entre las dos situaciones y ha recordado que hoy se cumple el primer aniversario de la gran manifestación de las fuerzas constitucionalistas en Barcelona. "Quiero hablar del espíritu del 8 de octubre como en su momento se habló del espíritu de Ermua", ha recalcado. "Afortunadamente no hay terrorismo aunque hay gente que lleva pancartas de Terra Lliure, que en los años 80 cometió 200 asesinatos", ha señalado para después, a preguntas de los periodistas, corregir y hablar de "200 atentados".

"El PP vasco", ha proseguido, "fue la columna vertebral del PP porque simbolizaba nuestros principios y valores, que pagaban con la vida. No pagan en Cataluña con la vida, pero sí en el ámbito familiar cuando sus hijos y militantes son señalados en sus escuelas", ha afirmado en alusión a que Albiol recibió por carta una bala; a Andrea Levy "casi la agraden" por la calle y que la familia de Dolors Montserrat sufrió un escrache. En su opinión, hay violencia en la calle y se persigue a quien piensa de forma diferente: "Es un nacionalismo excluyente no homologable en una democracia consolidada".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información