Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Govern admite la falta de profesionales en sanidad

Salud asume la necesidad de mejorar la ratio de enfermería y reforzar especialidades como los psicólogos clínicos

Intervención quirúrgica en el hospital Clínic.
Intervención quirúrgica en el hospital Clínic.

El Govern admitió ayer la falta de recursos humanos dentro del sistema público de salud. El diagnóstico tras la primera reunión del sector para dirimir cómo serán los profesionales del futuro es claro: faltan profesionales y el poder de atracción de talento fuera del área metropolitana de Barcelona se complica. La consejera de Salud, Alba Vergès, asumió que hay que “acercar” la ratio de enfermeras por habitante a los estándares europeos y reforzar otras especialidades, como los psicólogos clínicos.

Más de 120 personas de medio centenar de entidades vinculadas al mundo sanitario se reunieron ayer en la primera toma de contacto con el Govern para establecer la sanidad catalana del futuro. Sobre la mesa, cómo afrontar el cambio de paradigma de pacientes, la feminización de las profesiones y los nuevos roles de los equipos clínicos. “Nos harán falta más enfermeras”, admitió Vergès a la salida del encuentro. Según la Generalitat, Cataluña tiene una media de 6,09 enfermeras por 1.000 habitantes, una cifra que está por encima de la media española pero todavía muy lejos de lo que exige la OCDE (una ratio de 9 por 1.000 habitantes). “También estamos lejos de regiones que tienen capacidad de financiación propia”, espetó Vergès, en alusión al País Vasco y Navarra, que tienen una ratio de 7,47 y 8,68 respectivamente. La consejera advirtió también la falta de especialización de este colectivo. “El 92% de las enfermeras no tienen reconocida una especialidad”. Las que sí la tienen son, en su mayoría, matronas (2,93%).

Pero la sanidad catalana no solo va corta de enfermeras. También de otras especialidades que, con la vista puesta en el nuevo modelo sanitario que el Govern quiere implantar, serían necesarios. “De psicólogos clínicos no se están generando suficientes plazas para el modelo asistencial que hay que impulsar”, admitió Vergès.

Buena cara, pero cautela, en el sector salud

Algunas entidades sanitarias convocadas al foro han valorado de forma positiva la primera reunión con el Govern, aunque han mostrado su cautela por si las propuestas quedan “en un cajón”. “Necesitamos ver qué perfiles necesitamos. Pero si no cambiamos los modelos de organización y no vienen más recursos, vamos directos a la precariedad”, valoró Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona. “Es necesaria una financiación adecuada, reducir la sobrecarga laboral y homogeneizar las condiciones laborales. Si no podemos solucionar los problemas del presente, no podemos diseñar el futuro”, apunta Jordi Cruz, del sindicato Metges de Catalunya.

En cambio, la sanidad catalana está “bien” de médicos, aunque con matices. Las ratios son altas, pero hay “desequilibrios territoriales”, apostilló Vergès. A los centros sanitarios que hay más allá de Barcelona y su área metropolitana les cuesta atraer profesionales para cubrir sus vacantes. Lleida y Terres de l’Ebre son las zonas más castigadas por estas desigualdades. Sindicatos y colegios profesionales señalan que las retribuciones —denunciaron contratos de 1.500 euros a médicos especialistas— también dejan mucho que desear.

Con todo, Vergès esquivó el tema económico y las eventuales inyecciones de recursos económicos que serían necesarias para paliar los déficits diagnosticados en la primera reunión. Aunque el sector apura soluciones para sortear el hartazgo de los profesionales, Salud estima que hasta el año que viene no tendrán sobre la mesa el cuadro de conclusiones y “soluciones operativas”. Vergès matizó que se trabajará en otros foros, de forma paralela, las otras demandas de los profesionales. Así, las condiciones laborales, por ejemplo, las redirigió a solventarse en la Mesa de Función Pública. “Primero hay que tener identificados los retos y las soluciones las iremos poniendo. Pero no se abandonará ningún debate. Todo empieza aquí”, dijo.

El Govern también ha puesto el foco en la falta de atractivo de la atención primaria, una especialidad que en 1996 escogían el 46% de los médicos que aprobaban el examen MIR y que este año apenas eligieron el 21% de los residentes. “Se tiene que hacer mucho más atractiva la medicina familiar y comunitaria y hace falta favorecer que los médicos se quieran formar en esta especialidad”, agregó la consejera de Salud.