Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un muerto y al menos 11 heridos en un derrumbe en las obras del hotel Ritz

Los bomberos han tenido que rescatar de debajo de los escombros al fallecido y a otros tres operarios

Equipos de emergencia, en el hotel Ritz de Madrid. En vídeo, declaraciones de Eugenio Amores, jefe del cuerpo en el Ayuntamiento de Madrid.

Un trabajador ha muerto y al menos otros 11 han resultado heridos de diversa consideración en un derrumbe parcial que se ha registrado en las obras del madrileño hotel Ritz, según fuentes de la Policía Municipal y de Emergencias Madrid. Los bomberos han rescatado con vida a tres personas que habían quedado atrapadas bajo los escombros y los andamios. El fallecido ha sido otro operario, instalador de Pladur, que ha quedado apresado en una zona insegura y con dificultades de acceso. Los bomberos trabajaron durante casi cuatro horas para poder recuperar su cuerpo.

El derrumbe se produjo en la parte izquierda de la entrada principal del emblemático edificio. Al caer el forjado de la quinta planta se llevó por delante todos los andamios y los trabajadores no tuvieron casi tiempo de dar la voz de alarma. Los operarios de distintas especialidades que se encontraban en las obras, como electricistas, albañiles, forjadores, tuvieron que saltar para salvarse. “Como si fuésemos Spiderman”, indicaba uno de los albañiles de las decenas que estaban en ese momento trabajando en el edificio.

Los equipos de emergencias atendieron a 11 personas, de las cuales cinco fueron dadas de alta, cuatro revistieron heridas de carácter menos grave y dos resultaron heridos gravemente. Uno de ellos, en estado crítico, fue trasladado al hospital Gregorio Marañón. El otro ingresó en el hospital 12 de Octubre.

Hotel Ritz Madrid ampliar foto
Traslado de uno de los heridos.

Al lugar del suceso, que ocurrió sobre las 16.10 de la tarde, se desplazaron varias unidades de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, media docena de ambulancias del Samur, además de agentes de las policías Municipal y Nacional. El personal sanitario desplegó un hospital de campaña para atender a los heridos.

Javier Barbero, delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, y Marta Higueras, primera teniente de alcalde, acudieron al lugar del accidente para interesarse por los heridos y explicaron que estaban intentando contactar con sus familias.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, y Carlos Novillo, director de la Agencia de Seguridad y Emergencias de la región, estuvieron también en el lugar del accidente y agradecieron la labor de los equipos de emergencia municipales y autonómicos en la atención a los heridos.

Un obrero ucranio que se encontraba trabajando en el hotel explicó que cuando se produjo el derrumbe estaba en la quinta planta del edificio. “Todo ha sido muy rápido, como un trueno, se ha venido todo abajo de repente”, explicó. Alrededor de un centenar de operarios llevan en torno a un mes y medio trabajando en el hotel y hacen un horario de ocho de la mañana a seis de la tarde, excepto los viernes, que terminan a las tres.

“Hemos tenido suerte”

El gallego Víctor se encontraba en una de las últimas plantas, cuando el forjado de la parte izquierda del edificio se vino abajo, y en un efecto dominó arrastró a los andamios y la fachada. “No hubo tiempo de avisarnos entre nosotros. Todo fue muy rápido. El centenar de trabajadores que estábamos en el Ritz hemos tenido mucha suerte”, puntualizaba este fontanero, que lleva un par de meses viviendo en una pensión de Madrid, mientras trabaja en el Ritz. La palabra “suerte” se podía escuchar en distintos idiomas en los jardines que se encuentran frente al hotel, donde están empleados trabajadores de distintas nacionalidades, que esperaron varias horas en la puerta del edificio hasta tener noticias sobre el compañero fallecido y para poder acceder a recoger sus enseres particulares antes de abandonar el lugar.

El establecimiento se encuentra en la plaza de la Lealtad, entre la fuente de Neptuno y los museos del Prado y Thyssen-Bornemisza. El Grupo San José es el responsable de las obras de reforma dentro del proyecto de mejora del edificio que promueve su propietario, el Mandarin Oriental y Olayan Group, con un presupuesto estimado de unos 99 millones de euros. Jacinto Rey, presidente del Grupo San José, rechazó hacer comentarios sobre el accidente. “Por el momento no tenemos ninguna información que dar. Se está analizando y viendo qué ha sucedido”, declararon a este periódico fuentes de la compañía.

Dos años cerrado para la renovación

El hotel Ritz de Madrid cerró al público a finales de febrero para acometer una profunda reforma, con un presupuesto de 99 millones de euros y que se espera que esté acabada a finales de 2019, según los datos que ofreció a principios de año Mandarin Oriental, la compañía que gestiona desde 2015 este emblemático establecimiento de lujo abierto hace más de un siglo en la capital. Mandarin Oriental lo compró por 130 millones de euros junto a la firma de inversión árabe Olayan -un precio que suponía pagar casi 1,5 millones por habitación- y desde el primer momento su intención fue acometer una reforma.

El Ritz es el primer gran hotel de lujo de Madrid, construido en 1910 bajo el impulso del rey Alfonso XIII y el control de la familia Marquet, de origen belga y dueña también durante años del hotel Palace. En las últimas décadas, el hotel ha cambiado de propietarios varias veces.

En la renovación, que lleva a cabo el Grupo San José, participan el arquitecto español Rafael de La-Hoz y los diseñadores franceses Gilles & Boissier. Se prevé reducir el número de habitaciones (de 137 a 106) para aumentar el de suites (de 30 a 47; la Real tendrá 188 metros cuadrados). Además, el proyecto contempla reinstalar la cubierta de cristal que ocupaba el centro del hotel cuando se inauguró y trasladar el restaurante principal a su espacio original, con acceso directo a la terraza, según informó la empresa.

El grupo Mandarin Oriental, cadena especializada en gran lujo con sede en Hong Kong, gestiona 31 hoteles y ocho residencias en 21 países, entre ellos, el Mandarin Oriental de Barcelona. Junto a él, la otra mitad del Ritz de Madrid pertenece a Olayan, un gran grupo familiar de Arabia Saudí, fundado en 1947, con inversiones industriales, comerciales e inmobiliarias. Es el grupo que reintrodujo la Coca-Cola en Arabia Saudí en 1988 y es dueño de la embotelladora en dicho país.

Más información