Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los críticos con Colau protestan por el incivismo y la inseguridad

A la protesta acuden representantes del PDeCAT y Ciutadans

Manifestantes subiendo la Via Laietana
Manifestantes subiendo la Via Laietana

Durante el pasado mes de agosto los vecinos de la Barceloneta anunciaron que iban a contagiar sus protestas contra la inseguridad al resto de ciudad. Ayer fue la primera prueba de fuego. Convocaron a todos los barrios y se manifestaron bajo el grito de Barcelona no funciona. Una protesta exigiendo más seguridad y culpabilizando a la alcaldesa Ada Colau de la proliferación de narcopisos, robos, suciedad, pisos turísticos e incluso contaminación. Los partidos políticos en teoría no eran bienvenidos a la manifestación, pero finalmente el PDeCAT y Ciutadans participaron en la marcha.

Los integrantes de dos docenas de pequeñas asociaciones de vecinos y, según los convocantes, representantes de 73 barrios marcharon ayer por primera vez por el centro de la ciudad protestando contra las políticas de seguridad del equipo de gobierno de Ada Colau.

Neus Munté y Carina Mejías se manifiestan con los vecinos

La alcaldable por el PDeCAT al Ayuntamiento, Neus Munté, junto con el concejal Raimod Blasi participaron ayer en la protesta. También lo hicieron la líder de Ciutadans, Carina Mejías junto con los concejales Marilén Barceló y Paco Sierra.
Munté aseguró: “Esta manifestación es consecuencia de la ineficacia del gobierno de Ada Colau”. Mejías, que fue interrumpida en varias ocasiones por los vecinos, se prestó para “ser el altavoz de todas las demandas contra el incivismo”.
Collboni no acudió a la protesta pero hizo un tuit constatando el “fracaso del gobierno Colau”.

Salvo alguna excepción — la Asociación de vecinos de la Barceloneta, la de Vila Olímpica o la del Besós— la mayoría de plataformas representaban a colectivos de una calle concreta o una plaza. Entidades surgidas ante un problema como los narcopisos o la prostitución en el Raval.

El germen de la protesta nació este verano en el barrio pesquero. Durante semanas, los vecinos unidos en la Plataforma la Barceloneta en Lluita salieron a la calle para protestar no ya por el aumento de la presión y los pisos turísticos sino por el incivismo y la inseguridad. Pronto tejieron lazos en toda la ciudad y ayer quisieron dar un puñetazo sobre la mesa y demostrar como el hartazgo era generalizado. Pese a que partidos políticos como Ciudadanos o el PDeCAT apoyaron la protesta no reunieron a más de un millar de personas, 700 según la Guardia Urbana.

Poco antes de las 17.00, los vecinos se organizaron en columnas y poco a poco fueron llegando a Vía Laietana donde comenzó una marcha caótica tras una pancarta que rezaba: Tsunami Vecinal— Barcelona no funciona. En ella los gritos eran contra Colau y protestando contra los problemas de uno y otro barrio.

La manifestación llegó hasta la plaza Sant Jaume no sin antes protagonizar algún que otro pequeño altercado como la expulsión de algunos políticos —principalmente los representantes de Ciudadanos— de la zona.

“Esta manifestación es totalmente apolítica. No es contra Colau sino contra la degradación de la ciudad. No queremos que ningún partido se aproveche de la protesta”, gritaba Manel Martínez uno de los vecinos que ha organizado la protesta. Acto seguido leían un manifiesto: “En los últimos años, hemos visto en nuestros barrios, calles y plazas el impacto profundo de la degradación a causa de la permisividad y ausencia de acciones específicas por parte del Ayuntamiento de Barcelona”, aseguraba el manifiesto. Acto seguido realizaban una lista pormenorizada de lo que aseguran vivir día y noche: “Incivismo, botellones, venta ilegal, narcoactividad, peleas callejeras, pisos turísticos ilegales, vehículos de movilidad personal de alquiler, bicitaxis y grupos organizados de bicicletas que no cumplen las normativas”. Y concluía el manifiesto exigiendo al Ayuntamiento “hacer su trabajo” resumiendo que la pretensión era mantener la ciudad “segura, cívica y limpia”.

El manifiesto no exigía a la Generalitat más agentes de Mossos pese a que los propios sindicatos de policías autonómicos han denunciado en varias ocasiones que están en cuadro. Tras la lectura realizaron declaraciones Neus Munté y, con silbidos, Carina Mejías que apoyaron la marcha. También lo hizo en Twitter, Jaume Collboni.