Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga las proclamas independentistas por megafonía en Vic

El Ayuntamiento de la localidad barcelonesa emplaza a los ciudadanos a persistir con el objetivo de la independencia

La fiscalía se mantiene atenta a lo que ocurre en el espacio público en Cataluña y este viernes ha abierto diligencias de investigación a propósito de los mensajes por megafonía que el Ayuntamiento de Vic (Barcelona) lanza a los vecinos desde hace semanas. Se trata de proclamas independentistas que, acompañadas por el repique de campanas, piden a los ciudadanos que recuerden a los “presos políticos” y que no se “desvíen” del objetivo compartido de la independencia.

La investigación de la Fiscalía Superior de Cataluña arranca con la denuncia telefónica de un hombre que escuchó, “a través de la megafonía instalada en el Ayuntamiento, determinados mensajes que podían ser ofensivos”. Los Mossos elaboraron un informe en el que constatan lo que cualquier vecino de esta localidad del interior de Cataluña —un feudo del independentismo situado a solo 80 kilómetros de Barcelona— puede escuchar cada día, a las 20 horas, a través de un altavoz del Consistorio.

“No normalicemos una situación de excepcionalidad y de urgencia nacional. Recordemos cada día que hay presos políticos y exiliados. No nos desviemos de nuestro objetivo, la independencia de Cataluña”, recita la voz grabada del actor Lluís Soler tras un intenso sonido de campanas. La policía catalana puso los hechos en conocimiento de la fiscalía “por si pudieran contener los elementos de algún tipo de infracción penal”. Aunque no explicita qué delito se puede haber cometido —ni quién sería su autor— el fiscal superior, Francisco Bañeres, recuerda que entre las funciones del ministerio público están las de “velar por el respeto de las instituciones constitucionales” y por “los derechos fundamentales y las libertades públicas”.

El fiscal pide a los Mossos que averigüen si la difusión de los mensajes por la megafonía del Ayuntamiento fue acordada por el pleno municipal. Y “si ha supuesto algún gasto o desembolso” para el Ayuntamiento, “ya sea para la instalación de los megáfonos o para la confección y edición del mensaje emitido”.

La iniciativa partió del Gobierno local —controlado por el PDeCAT— en colaboración con las entidades independentistas Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y Procés Constituent. La emisión de los mensajes ha provocado una intensa polémica política, aunque cuenta con el respaldo de buena parte de los vecinos de Vic.

La ciudad, de algo más de 40.000 habitantes, ha sido escenario de otras controversias a propósito de la situación de los políticos independentistas encarcelados por el procés. A finales de julio, cientos de cruces amarillas —por la libertad de expresión supuestamente perdida— fueron instaladas en la plaza Major con permiso del Consistorio. Un conductor accedió a la plaza y arrolló el "cementerio" amarillo al volante de un Citroën C4. La alcaldesa, Anna Erra, anunció que el Ayuntamiento acusaría al hombre por un delito de odio. “No caigamos en sus provocaciones. Seguiremos reclamando nuestra coaccionada libertad de expresión”, añadió en su cuenta de Twitter.

La polémica de los lazos amarillos y el resto de símbolos independentistas sigue en el punto de mira de la fiscalía. Hace unos días, abrió diligencias sobre las identificaciones hechas por los Mossos d’Esquadra a personas que retiraban lazos. Este viernes, ha solicitado información al alcalde de L’Ametlla de Mar, Jordi Gaseni (Esquerra) sobre la autorización y el coste del lazo amarillo ubicado en una rotonda de la localidad. El fiscal pide copia del acuerdo por el que se aprobó la instalación y del presupuesto de ejecución. El 25 de agosto, la policía local identificó a ocho personas —entre ellas, el periodista Arcadi Espada, uno de los padres intelectuales de Ciudadanos— por hacer pintadas sobre el lazo amarillo.