Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La división del independentismo llega a las comisiones del Parlament

La falta de acuerdo entre Junts per Catalunya y Esquerra sobre cómo sustituir a los diputados procesados alcanza a una votación sobre tráfico

Vista general del hemiciclo catalán.
Vista general del hemiciclo catalán.

]Junts per Catalunya y ERC no han alcanzado aún un acuerdo sobre cómo resolver la sustitución temporal de los seis diputados procesados por rebelión. Los postconvergentes se negaron en julio a relevar a Carles Puigdemont y la falta de acuerdo con ERC obligó a cancelar un pleno hasta octubre. El bloqueo se trasladó ayer a la comisión de Territorio al producirse un empate en una votación. En esos casos, el reglamento insta a resolver las tablas ponderando los votos de cada grupo. Hasta que resuelva la Mesa de la Cámara, el letrado mayor y el secretario general del Parlament defendieron que se aplique ese criterio.

El episodio, que se produjo durante una votación sobre tráfico, reveló el bloqueo de la Cámara a raíz del auto de procesamiento del juez Llarena contra Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull. El magistrado dictó la suspensión temporal de los seis diputados y sugirió que delegaran su voto para no alterar la mayoría. Junts per Catalunya se negó a que Puigdemont tuviera que someterse a esa fórmula. Las dos fuerzas mayoritarias del independentismo saben que tienen de límite hasta el 2 de octubre, cuando arranque el pleno del Debate de Política General, para desencallar el conflicto.

La baja de Domènech

La Mesa del Parlament tramitó ayer la baja como diputado del hasta ahora líder de los comunes, Xavier Domènech, que se ha retirado de la política. Su sustituto todavía no había retirado ayer el acta como diputado. Fuentes de Junts per Catalunya sostuvieron que, por tanto, los comunes perdieron ayer técnicamente un diputado —de ocho a siete— pero ningún grupo se lo recriminó a la hora de las votaciones.

La comisión de Territorio empezó con normalidad y nada impidió que Josep Rull, en prisión, fuera sustituido por otra diputada de su grupo. El debate surgió cuando en un par de votaciones se produjo un empate, curiosamente por una abstención de la CUP. El artículo 102.2 del reglamento del Parlament sostiene que en esos casos se aplique, para deshacer las tablas, el número de diputados que los grupos disponen en el Pleno.

La socialista Assumpta Escarp, que preside la comisión, receló sobre si se debía aplicar ese criterio y suspendió la votación. “Mi obligación es preservar la seguridad jurídica de la comisión”, alegó Escarp, que añadió que el asunto escapaba al ámbito de su competencia. El letrado Antoni Bayona también albergó dudas sobre el número “legal” de diputados que suman ahora los independentistas y consideró “razonable” que la Mesa resuelva. Natàlia Sànchez, de la CUP, abandonó la comisión al considerar que era una pérdida de tiempo: criticó la decisión de Escarp y recriminó a sus exsocios la falta de acuerdo.

Tras la celebración del debate, el PSC pidió una reunión de la Mesa avisando de que esas situaciones de empate se pueden producir en más comisiones. Hoy, por ejemplo, se reúnen tres: la de Acción Exterior, la de Empresa y Conocimiento y la de Economía y Hacienda. El letrado mayor, Joan Ridao, y el secretario general de la Cámara, Xavier Muro, apostaron después por mantener el criterio seguido hasta ahora mientras la Mesa no resuelva.

El bloqueo revela la falta de acuerdo entre las dos fuerzas independentistas que estalló en julio y que forzó la suspensión de un pleno. El conflicto derivó en una de las peores broncas entre Junts per Catalunya y ERC, socios también de gobierno. Quim Torra aseguró la semana pasada que el acuerdo está cerrado pero Roger Torrent, presidente del Parlament, le corrigió.La cuestión es que Junts per Catalunya cree que los diputados afectados, aunque no perciban salario, lo son jurídicamente a todos los efectos hasta que no sean sustituidos. “Habrá acuerdo. No debemos obsesionarnos en cuándo lo haremos público, sino en la situación de los presos políticos. No podemos perder el hilo de la realidad”, dijo Eduard Pujol, de Junts per Catalunya recordando la “evidencia empírica” de que cuentan con 34 diputados y ERC con 32. Inés Arrimadas lamentó: “No solo está cerrado el Pleno sino que afecta a las comisiones. El independentismo tiene que hacer un baño de realidad”.