Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vall d’Hebron estrena la UCI más grande de España

La unidad, con 56 boxes individuales, es un dispositivo inteligente interconectado entre sí y con la tecnología más avanzada

Uno de los boxes de la nueva UCI de Vall d'Hebron
Uno de los boxes de la nueva UCI de Vall d'Hebron

El hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha puesto a funcionar su nueva unidad de cuidados intensivos (UCI). El complejo sanitario ha jubilado su antigua UCI, que contaba con más de 40 años de historia, y ha estrenado un nuevo espacio que cuenta con 56 boxes individuales ubicados en tres unidades contiguas. Se trata de la UCI más grande de España y es, además, una unidad inteligente, interconectada entre sí a través de un sistema informático para integrar todos los datos clínicos y mejorar las decisiones médicas.

Una pantalla gigante en el centro de la sala monitoriza las 18 habitaciones del módulo (hay tres sectores en la unidad). Las constantes vitales de los pacientes, sus datos clínicos y una cámara de videovigilancia controlan al enfermo segundo a segundo. Si algo falla, si el paciente se desestabiliza o hay demasiado ruido a su alrededor, un piloto de color se enciende a las puertas de su box para alertar a los sanitarios.

Un programa informático se encarga de aglutinar los datos clínicos y de seguridad del paciente (respiradores, por ejemplo) para integrarlos y generar nueva información que ayude en la toma de decisiones a los médicos. Además, todo el edificio colabora, de alguna manera, en la atención al paciente, pues el sistema es capaz de detectar, por ejemplo, cuando un paciente sufre un paro cardíaco y el programa activa un código azul, abre la puerta del box y activa la luz de trabajo.

Profesionales, pacientes y familiares coinciden en destacar la mejora de la calidad asistencial con esta nueva unidad. La iluminación imita los ritmos circadianos (regula la intensidad según la noche y el día) para favorecer la orientación de los pacientes y las camas cuentan con báscula, para medir el peso del enfermo, y balizas a su alrededor para controlar su localización.

La nueva unidad, que ha costado unos 20 millones de euros, según la consejera de Salud, Alba Vergès, contará con más de 350 profesionales.