Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos de Mossos alertan de la falta de agentes en Ciutat Vella

Culpan al gobierno de Quim Torra de abandonar la seguridad del centro de Barcelona

Los vecinos de la Barceloneta manifestándose frente a un agente de Mossos
Los vecinos de la Barceloneta manifestándose frente a un agente de Mossos

La oposición en el Ayuntamiento de Barcelona denuncia diariamente a la alcaldesa Ada Colau como la principal responsable de la inseguridad en Ciutat Vella y, en particular, en la Barceloneta. Por su parte, la Generalitar ha llegado a utilizar calificativos como “narcocapital” para referirse a la capital catalana y exigen soluciones al equipo de gobierno de Barcelona en Comú a sabiendas de que el consejero de Interior, Miquel Buch, ya anticipó, en la Junta de Seguridad Local celebrada el 13 de junio en el Consistorio, que no iba a destinar más agentes de los Mossos a Barcelona durante el verano. Por ello, los sindicatos denuncian la falta de efectivos y culpan al gobierno de Torra de haber abandonado la seguridad del corazón de la capital catalana.

Los vecinos de la Barceloneta tienen previsto manifestarse hoy por las calles del barrio exigiendo más seguridad. Será la tercera vez que lo hagan este año. En los carteles que exhiben, a diferencia de otras ocasiones, ya no hay protestas contra los pisos turísticos; lo que exigen ahora son más agentes y culpan de la situación a Ada Colau.

Pero la seguridad en Barcelona no solo es patrimonio de la Guardia Urbana. De hecho, las investigaciones sobre delincuencia y las cuestiones de orden público son potestad de los Mossos d’Esquadra. Un cuerpo que, según sus propios sindicatos, está en Ciutat Vella totalmente “en cuadro”. Valentín Anadón, el portavoz del sindicato Fepol, lamenta la falta de agentes en toda Cataluña. “No llegamos a los 17.000 policías en todo el territorio y calculamos que necesitamos, como mínimo, 1.500 más. A esto hay que sumar que estamos en alerta terrorista con agentes realizando funciones de vigilancia y sin poder efectuar trabajos de seguridad preventiva en una zona donde hay mucha densidad turística y, junto a ella, robos, peleas, narcopisos y una agresividad que recuerda la Barcelona preolímpica”, denuncia.

Desde el departamento de Interior admiten que no se han destinado más agentes de los Mossos a Barcelona, pero una portavoz asegura que se están pagando horas extras para solventar la situación.
El portavoz del sindicato de Mossos USPAC, Josep Miquel Milagros, asegura que este año se han pagado más horas extras, pero niega que estas estén destinadas a cubrir la seguridad de Ciutat Vella. “Desde 2011 estamos sufriendo recortes en el cuerpo. Llevamos años sin una oposición que amplíe las bajas en la plantilla y eso lo acaba pagando la ciudadanía. Además de los recortes, tenemos unas comisarías llenas de cargos. Mientras, en la calle, hay muy pocos agentes velando por el ciudadano”, lamenta.

El secretario del sindicato de Mossos SME, Toni Castejón, mantiene que en Ciutat Vella hay un verdadero problema de seguridad que no se está solucionando, ya que los Mossos deben ocuparse de los controles estáticos por la alarma antiterrorista y se han quedado “sin patrullas para reaccionar ante los robos, la salud pública o la venta ilegal”.

La concejal del distrito de Ciutat Vella, Gala Pin, también lamenta la dejadez del gobierno de Torra ante los problemas de seguridad del corazón de Barcelona: “Ciutat Vella no es un distrito más, es el centro de la capital del país. Ha habido otros momentos con repuntes de problemáticas delincuenciales que debían abordarse y en otros mandatos lo que se hizo desde la consejería de Interior fue hacerse cargo de sus responsabilidades con más recursos y efectivos”. Pin denuncia que la respuesta de Interior a las problemáticas del distrito “no responde a las necesidades que tiene la ciudad”. “El Ayuntamiento está realizando un sobre esfuerzo con la Guardia Urbana con recursos económicos y humanos, pero no podemos hacernos cargo de unos delitos sobre los que el Ayuntamiento no tiene competencias”, reclama la concejal.