Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Àngel Ros deja la alcaldía de Lleida y será embajador en Andorra

El viernes será nombrado por el Consejo de Ministros

Àngel Ros, en una imagen de 2015.
Àngel Ros, en una imagen de 2015.

El alcalde de Lleida, Àngel Ros, será nombrado —el próximo viernes en el Consejo de Ministros— nuevo embajador de España en Andorra y dejará la alcaldía que ocupa desde el 8 de enero de 2004 cuando Antoni Siurana abandonó el Consistorio para ser nombrado consejero de agricultura del tripartito de Pasqual Maragall. Ros sustituirá ahora como diplomático a Manuel Montobbio que fue nombrado la semana pasada embajador de España en el Consejo de Europa.

El alcalde de Lleida, y presidente del PSC, ha tomado esta decisión, tal y como apuntaba ayer el diario leridano Segre, para “rematar su carrera política” después del triunfo de la moción de censura de Pedro Sánchez.

El ejecutivo socialista barajó el destino del Vaticano para Ros, pero finalmente se ha optado por Andorra. De esta manera, Ros seguirá cerca de Lleida y de su familia. Una portavoz de la Paeria —tal y como denominan los leridanos al Ayuntamiento— no quiso realizar ayer ninguna valoración de la noticia asegurando que “corresponde a otras administraciones una designación de estas características”.

Ros tampoco hizo declaraciones. Quién si lo hizo fue la oposición. El presidente del grupo municipal del PDeCAT en Lleida, Toni Postius, aseguró que el socialista ha optado por reconvertirse en embajador para no perder las próximas municipales. Postius presumió, en un comunicado, que hace días había vaticinado que Ros estaba haciendo gestiones para obtener un cargo en la nueva administración de Sánchez y abandonar el Consistorio. Para Postius es indiferente quién sea el alcalde en estos diez meses ya que será un periodo de transición.

El presidente del grupo municipal ERC-Avancem, Carles Vega, hizo un balance negativo de la gestión del alcalde de Lleida en estos 14 años: “Le deseo más aciertos como embajador que como alcalde de Lleida, donde será recordado por el pacto de la vergüenza con Ciudadanos, su papel patético el 1 de octubre, el mantenimiento de las calles franquistas, incumplimientos sistemáticos, la aprobación inicial del POUM de la discordia y las políticas de escaparate más efectistas que efectivas”.

A diez meses de las elecciones, se abre ahora una lucha interna dentro del PSC para designar al sustituto de Ros. Todo apunta a que la alcaldesa en funciones será la primera teniente de alcalde, Montse Mínguez, pero muchos dentro del partido apuntan a que el candidato será el actual segundo teniente de alcalde, Fèlix Larrosa, que además es el primer secretario de la agrupación local. Nadie dentro del PSC está dispuesto a llevar a cabo unas primarias por lo que la elección será pronto y ni Mínguez ni Larrosa han querido desmarcarse como candidatos.

Ros lleva 14 años al frente de la La Paeria. Llegó a la alcaldía después de la marcha de Siurana. Entonces, la primera teniente de alcalde, María Burgués, tuvo que renunciar para que el candidato del partido, Àngel Ros —que era el concejal de economía— se hiciera con la alcaldía. Cuando Ros consiguió la vara de mando, el PSC gobernaba con ERC e ICV. Revalidó la alcaldía con mayoría absoluta tanto en 2007 como en 2011. Meses antes de las elecciones de 2015, la que había sido la mano derecha de Ros, Marta Camps, denunció al presidente de los socialistas por corrupción. Tanto la Oficina Antifraude como Fiscalía Anticorrupción ordenaron registrar la Paeria. Las denuncias no llegaron a más pero Ros perdió la mayoría absoluta y pasó de 15 a 8 concejales. Consiguió seguir al frente del Consistorio pero necesitó apoyos como el de Ciudadanos y el PP.