Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El taxi mantiene la movilización tras el veto a la norma que frena a Uber

Los taxistas acampan en la Gran Vía para protestar contra la suspensión cautelar de la normativa de la AMB

Los taxistas protagonizan una marcha lenta de protesta por la Gran Via este viernes.

"Huelga indefinida hasta que haya decreto". Así de contundente se mostró el portavoz de Élite Taxi, la asociación que ha capitaneado las protestas del sector en los últimos años, tras una asamblea en la noche de ayer. Los taxistas decidieron mantener la movilización y muchos aparcaron su coche en plena Gran Vía y plantaron las tiendas de campaña. "Esto es un 15-M segunda parte", declaró el líder de la asociación, Alberto Tito Álvarez. El objetivo es que se permita a la AMB desplegar su reglamento. "Si no lo conseguimos en la calle, no lo conseguiremos nunca", ha espetado.

La normativa del AMB tenía que entrar en vigor en agosto. Y si está levantando tanta polvareda es porque, por primera vez desde una gran ciudad española, limita el mercado de compañías como Uber o Cabify. Primero, establece que además de tener licencia VTC, para trabajar en Barcelona el Instituto Metropolitano del Taxi otorgue una segunda autorización pública a los vehículos. Y segundo, reduce —sin detallar con qué criterio— el número de licencias de las 1.300 existentes a solo 400. Igual que la CNMC, también Fomento recurrió la normativa, pero tras reunirse con la AMB el jueves pasado retiró la petición de medidas cautelares.

Y si cuando la AMB aprobó hace unas semanas el reglamento los taxistas reaccionaron con euforia, la respuesta al veto judicial confirmado ayer fue furibunda. En un contundente comunicado, todas las asociaciones del gremio afirmaron: "No nos hacemos responsables de cualquier acto que pueda ocurrir en nuestras calles y hacemos responsables directos al Ministerio de Fomento". En el Aeropuerto de El Prat, los Mossos d’Esquadra han identificado a 15 personas que han volcado un coche vacío con licencia VTC.

ÉliteTaxi, el sindicato mayoritario y que ha liderado las protestas, consideró "un escándalo" la decisión judicial y anunció que luchará "a muerte". Los taxistas se concentraron espontáneamente en el aeropuerto de El Prat, donde a ratos bloquearon el acceso a la terminal 2 y hasta cortaron la C-31 con objetos en llamas. A partir de mediodía marcharon muy despacio por la Gran Via y al entrar en la ciudad colapsaron el centro.

La alcaldesa de Barcelona y presidenta de la AMB calificó el auto de "muy mala noticia, porque alarga el conflicto de forma innecesaria". Colau, a la salida de una reunión con los sindicatos, reiteró su convencimiento de que el Área Metropolitana tiene competencias para regular la cuestión y que "el Ministerio de Fomento tiene la solución sobre la mesa: el ministerio reconoció las competencias después de hablar con nosotros y solo es necesario modificar un párrafo de la Ley en un decreto en el próximo Consejo de Ministros". El AMB también defendió el diálogo con Fomento y anunció que recurrirá la interlocutoria del TSJC.

Por su parte, la patronal de las empresas que operan con licencias VTC, Unauto, rechazó el "bloqueo de forma ilegal del aeropuerto y el colapso de la ciudad". "Tras las agresiones y ataques a vehículos y conductores VTC deciden secuestrar la ciudad de Barcelona", criticaron en un comunicado en el que acusan a los taxistas de estar "dispuestos a todo con tal de defender su monopolio".

Más información