Los taxis paran 48 horas para defender el reglamento anti Uber

La protesta responde a la decisión judicial de no limitar la actividad de empresas como Uber o Cabify

Manifestación de taxista en Barcelona este miércoles.
Manifestación de taxista en Barcelona este miércoles.Joan Sánchez

El taxi vuelve a la carga este miércoles en Barcelona. Después de meses de relativa paz en el sector, una huelga empieza a las seis de la mañana de hoy y termina a las seis de la mañana del viernes. 48 horas sin taxis en la capital catalana, en protesta contra la suspensión cautelar del reglamento que, impulsado por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), pretendía reducir a la mitad las 800 licencias de coche con conductor (VTC) que hay en el área de Barcelona. El paro coincide con el de los pilotos de Ryanair, que afecta a cuatro países.

Más información
Los coches con licencia aspiran a triplicar su implantación tras el fallido decreto anti Uber
El TSJC suspende cautelarmente la regulación de las VTC de Colau
La huelga de taxistas en Barcelona

La impugnación, por parte del Ministerio de Fomento, del reglamento específico para las VTC en el Área Metropolitana de Barcelona, y la posterior suspensión cautelar de esta medida, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), ha soliviantado a los taxistas, que veían en la propuesta de Colau una respuesta en sus reivindicaciones. Para mostrar su indignación, los taxistas se manifestarán a las once y media de la mañana ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), donde empezará un recorrido que terminará en la delegación del Gobierno en Cataluña. El sector ha convocado también a taxistas del resto de España, y se espera que lleguen más de 200. Algunos de los convocantes ya han anunciado que se plantean acampar en la delegación del Gobierno.

El conflicto parte del choque entre el negocio del taxi y el que representan las aplicaciones de alquiler de coches con conductor como Uber o Cabify. Los conductores de taxi y los de coches con licencia VTC, los antiguos chóferes, convivían con normalidad antes de la llegada de las aplicaciones de móvil. Las licencias VTC las entrega el Gobierno y puede ceder la competencia a las comunidades autónomas. Hasta 2009, la proporción que estipulaba la ley marcaba como criterio de adjudicación que, por cada VTC, debía haber al menos 30 licencias de taxi. Entre 2009 y 2015, sin embargo, el sector se liberalizó, y la demanda de licencias rompió la proporción. Ahora, en el área de Barcelona hay 10.522 licencias de taxi y cerca de 800 autorizaciones VTC. En 2015 el Gobierno de Mariano Rajoy volvió a establecer la misma proporción, 1/30. Esta decisión bloqueó en los tribunales 20.000 licencias VTC en España y 3.000 solo en Cataluña, unas licencias que poco a poco las empresas que gestionan VTC van ganando en los tribunales.

800 licencias

La medida de la AMB pretendía calmar los ánimos de los taxistas con un reglamento que incluía una nueva autorización, de carácter metropolitano, para limitar las VTC y recuperar la proporción 1/30. El sector de las VTC temía que se redujeran a la mitad las 800 licencias que gestionan, pese a que muchas fueron obtenidas legalmente durante la liberalización del sector.

Fomento impugnó el reglamento, porque consideraba que invadía competencias, y el TSJC lo suspendió cautelarmente. Diversas asociaciones de taxistas, entre ellos Elite Taxi, la más activa en los últimos años de intensa protesta, han asegurado que la huelga de 48 horas será un primer paso hasta que se reconozca la validez de la etiqueta metropolitana. "No dejaremos de luchar hasta que no vuelva el equilibrio entre taxis y VTC de 1/30", avisan en un comunicado.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS