Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra ganaría las elecciones de forma holgada, según el CEO

El independentismo mantendría la mayoría absoluta y Ciudadanos perdería su condición de primera fuerza política

Manifestación en Barcelona para pedir la libertad de los políticos presos. En vídeo, declaraciones de Roger Torrent, presidente del Parlament, sobre la situación política actual de Cataluña. FOTO: EL PAÍS / VÍDEO: EFE

Esquerra ganaría de forma holgada las elecciones autonómicas, según el barómetro del Centro de Estudios de la Generalitat (CEO). ERC que sufrió un gran desencanto al quedar terceros en las pasadas elecciones del 21 de diciembre, superarían a Ciudadanos y Junts per Catalunya. El independentismo revalidaría la mayoría absoluta en escaños, pero los partidarios de un Estado independiente no llegan al 50% —el 46,7%— y han descendido un 1,3% respecto al último muestreo.

El sondeo se elaboró con 1.500 personas entre el 23 de junio y el 14 de julio y, por tanto, con Quim Torra en la presidencia de la Generalitat y Pedro Sánchez en La Moncloa. La encuesta refleja la tendencia al alza de Esquerra, que pasaría de tener 32 diputados a lograr entre 37 y 38. Con su subida sobrepasaría a Ciudadanos, que perdería su condición de primera fuerza al sufrir un notable retroceso: de 36 a entre 29 y 30 escaños. Es exactamente el mismo bajón que registraría Junts per Catalunya: suma 34 y podría quedarse con una horquilla entre 27 y 29. El ascenso de ERC no se limitaría solo a unas autonómicas. En unas generales, obtendría entre 13 y 14 escaños (tiene 9).

Esquerra ganaría las elecciones de forma holgada, según el CEO

La predicción apunta a que los encuestados parecen optar por la estrategia más pragmática de Esquerra y alejarse de las posiciones más maximalistas de Ciudadanos y Junts per Catalunya, a quienes los socialistas acusan de retroalimentarse. Con todo, el trasvase del voto de Junts per Catalunya a ERC no tiene incidencia en la correlación de fuerzas en el Parlament. El independentismo cuenta con 70 diputados —aunque el juez Pablo Llarena ahora ha suspendido a seis de ellos— y en unos comicios refrendaría esa mayoría con una franja entre 70 y 76 escaños. La CUP mantiene el tirón y aspiraría a entre 8 y 10 diputados (ahora tiene cuatro). En el otro espectro, los socialistas registran una mejoría —de 17 a entre 19 y 21— mientras Catalunya en Comú, el partido de Ada Colau y Xavier Domènech, no levanta el vuelo: conservaría sus ocho diputados, que podrían llegar como mucho a 10. El PP podría empeorar su situación, y pasar de cuatro a tres escaños.

Esquerra ganaría las elecciones de forma holgada, según el CEO

Pese a que el independentismo refrenda su mayoría parlamentaria, el sondeo arroja que los partidarios de que Cataluña se convierta en un Estado independiente no alcanza el 50% —solo ocurrió en junio de 2015— y se queda en un 46,7%, lo que comporta un descenso de un 1,3% respecto al pasado abril, cuando alcanzó el 48%. Los opuestos a la secesión se elevan al 44,9%, un 1,2% más respecto a abril. Jordi Argelaguet, director del CEO, siempre subraya que este resultado no implica necesariamente que ese fuera el resultado en un hipotético referéndum.

La pérdida de valoración de Puigdemont

Encarcelado desde octubre, Oriol Junqueras, presidente de ERC, sigue siendo, con 6.16, el político mejor valorado. Es el único que recibe un bien. Pere Aragonés, secretario general de los republicanos, y hombre fuerte del partido, es el segundo más conocido (5,49); Carles Riera, con el 5,44; Xavier Domènech, con 5,14% y Carles Puigdemont, con 5,01%. El expresident ha bajado en cuotas de aprobación respecto al último sondeo. Argelaguet ha atribuido en parte la caída de popularidad de Puigdemont a que tiene menor impacto mediático.

Esquerra ganaría en unas generales en detrimento de En Comú Podem, que dejaría de ser primera fuerza. Los comunes serían segundos y sufrirían un trasvase de votos hacia el PSC, que les atrapa hasta compartir plaza (ambos 9 escaños). El PDeCAT y Junts per Catalunya —sin representación en la Cámara baja pero su nombre aparece en el estudio— repetirían sus ocho escaños pero podrían perder uno. Encumbrado por el procés en Cataluña, Ciudadanos sufriría el voto diferenciado entre comicios: pasaría a ser quinta fuerza —ganaría un escaño— en detrimento del PP, que podría sumar dos diputados.

La relación Cataluña-España vuelve a ser el principal problema de los catalanes. Aunque de forma leve, los encuestados mejoran su percepción sobre el Gobierno: en abril lo censuraban con 81,5%, y ahora lo hace el 73,6%. El Govern merece un aprobado raspado (51,6%) y Oriol Junqueras, líder de ERC, vuelve a ser el político más valorado. Puigdemont desciende a la quinta plaza.