Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC asegura que Colau recortará 107 millones en inversiones en 2018 y 2019

El gobierno desmiente los ajustes y asegura que los datos de los socialistas están desfasados

Ada Colau y Jaume Collboni durante el año y medio en que fueron socios de gobierno.
Ada Colau y Jaume Collboni durante el año y medio en que fueron socios de gobierno.

El lunes pasado, el grupo municipal del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona alertó de una caída de los ingresos y una subida del gasto en el consistorio. Acusó a la alcaldesa Ada Colau de mala planificación y aseguró que se avecinan recortes. Ayer, los socialistas dieron un paso más y su líder en el Ayuntamiento, Jaume Collboni, mostró un documento del Ayuntamiento que cuantifica en 107 millones de euros la caída de inversiones. El gobierno desmintió categóricamente los recortes y aseguró que el documento está desfasado.

En el fondo de los argumentos de unos y otros están los ingresos que el Ayuntamiento obtiene por impuestos. El PSC señaló erróneamente una caída del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI, que este año se ha cobrado un mes más tarde y todavía no se conoce la recaudación); y también una bajada de las plusvalías por la compraventa de viviendas, un impuesto sobre el que los tribunales no se ponen de acuerdo y que todavía no se sabe qué impacto tendrá en los Ayuntamientos.

El documento que mostró el PSC desglosa la caída por áreas y por distritos, y las cifras se refieren al PIM, el Plan de Inversiones Municipal. Para este año, la caída es de 21,1 millones de euros y para 2019 (año electoral), de 86,4 millones de euros. Collboni exigió qué a qué obras concretas afectarán las rebajas.

Por escrito, la respuesta del gobierno municipal fue tajante: “Son falsos los 107 millones de recortes en dos años. El documento es nuestro y desmentimos que la información que aporta sea actual y correcta hoy. Es una previsión realizada en un contexto de máxima inestabilidad política (octubre-diciembre de 2017”. El PSC insiste en que el documento es del mes pasado.

Más allá de la respuesta formal, a quien le tocó dar la cara por el Gobierno en la comisión de Urbanismo, entre duros reproches de la oposición por la falta de transparencia, fue a la concejal Janet Sanz. Aseguró que las actuaciones programadas en su área se mantienen y que “ante la volatilidad de algunos ingresos, como las plusvalías”, la gerencia de economía “ha hecho estimaciones y estudia distintos escenarios sobre qué podría acabar pasando”.

El martes, en la comisión de Economía, la oposición recordó que en el pleno de junio el teniente de alcalde de Economía, Gerardo Pisarello, insinuó que puede haber "reprogramaciones" de inversiones. Pisarello insistió en que dependerá de los ingresos finales si se "reajusta el calendario". Con todo, el gerente del área, Jordi Ayala, repitió varias veces a preguntas de la oposición "que no se pueden dar cifras de recortes cuando no hay recortes".

Collboni exigió ayer explicaciones y transparencia a la alcaldesa: "Es gravísimo porque se nos esconde información. Qué nos explique qué se dejará de hacer, que supondrán estos recortes a pie de calle, en qué barrios, qué bibliotecas o centros cívicos, que comparezcan por decencia democrática". Collboni aseguró que además de este documento que se refiere a inversiones, desde gerencias, servicios técnicos y proveedores aseguran que también habrá que apretarse el cinturón en servicios o gasto corriente. "Es el run run de los recortes", ironizó sobre la canción de Colau en la pasada campaña electoral.

Más información